Cómo ayudar a los niños a coger el sueño

Es necesario marcar unas rutinas antes de irse a dormir para que los niños sepan que ha llegado la hora de acostarse.

Cómo ayudar a los niños a coger el sueño

Según un estudio que se publica este mismo mes de noviembre en la prestigiosa revista Pediatrics, los niños que no tienen un horario fijo para irse a dormir pueden sufrir consecuencias en su desarrollo cerebral, incluso puede verse alterado su mal comportamiento a causa de la falta de sueño o de no tener un orden en las horas de irse a dormir. Es decir, un estudio sobre diez mil niños en Inglaterra demostraría que los niños necesitan tener un horario lo más fijo posible para que su cerebro se desarrolle adecuadamente para evitar problemas de mal comportamiento.

El estudio se realizó en una franja de edad de cinco a siete años y se tuvo en cuenta la opinión tanto de padres como de maestros para valorar el comportamiento de los niños que tenían un horario fijo y otros que no lo tenían. Al parecer, los niños que no tenían un horario fijo cada día solían presentar problemas de comportamiento a la edad de siete años. Esto es, según los expertos, porque no tener un horario durante la infancia que regule el sueño y el descanso puede afectar el ritmo circadiano y, por lo tanto, afectar al desarrollo del cerebro.

Así pues, para conseguir que los niños cojan el hábito de irse a dormir a una hora determinada, lo padres debemos mantenernos firmes y tener todo preparado para que el niño pueda bañarse, cenar y tener un rato de relax antes de conciliar el sueño. Para ello, llegada una hora determinada, lo padres debemos ser bastante implacables con los hábitos que rodean la hora de sueño: baño, cena, cepillado de los dientes, lectura del cuento y, por último un ratito dedicado exclusivamente a ellos para que entiendan que ha llegado el momento de descansar.

Para conseguir que los niños se duerman, lo que no podemos hacer es obligarles a que cierren los ojos, pero por contra si podemos darle las herramientas para que el pequeño se de cuenta de que ha llegado la hora de dormir. Por ejemplo, el baño, le ayudará a relajarse, la limpieza de los dientes es muy necesaria porque forma parte de los hábitos antes de irse a dormir y la lectura del cuento le ayudará a soñar. Por ello, deben ser cuentos que les relajen y deben ser explicados en la misma cama, al lado, pero con el niño dentro de la cama y deben explicarse con voz suave, para que les incite a relajarse.

Por último, una vez terminado el cuento, se puede apagar la luz y se puede aprovechar para susurrar al pequeño lo mucho que le queremos y lo contentos que estaremos si se duerme pronto. Personalmente he sido una de esas personas que cantaban a su bebé y que lo dormía en brazos, pero a medida que crecía le hemos ido cambiando los hábitos hasta conseguir que nuestra pequeña de seis años sea capaz de quedarse relajada, pero despierta y que se duerma sola.

Eso sí, cada día se intenta que sea a la misma hora y siguiendo unos hábitos que la han ayudado a saber que una vez acaba de cenar, ya sabe, por ella misma que es lo que debe hacer. Es evidente que cada padre tiene su propio truco para conseguir que sus hijos se duerman. ¿Quieres compartir con nosotros cuál es tu truco para conseguir que el pequeño de la casa se duerma y coja buenos hábitos?

Fuente | abc.es

Foto | Optical Carp

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...