¿Te pueden preguntar si estás embarazada en una entrevista de trabajo?

La sola consulta supone la violación de los artículos 14 de la Constitución y 17 del Estatuto de los Trabajadores, que establecen el derecho a la no discriminación.

Azúcar en el embarazo

Estar embarazada no es un delito, no limita el ejercicio de algún trabajo, al menos no de la mayoría, por tanto no debe ser objeto de discriminación en lo social o en lo laboral. Además, en España es un derecho natural refrendado en la Constitución y en los diferentes estatutos legales. Así que si algo no es procedente, es que durante una entrevista laboral te pregunten si estás en estado.

Sea cual sea la causa de la consulta, el sólo hecho de que el empleador discrimine la condición de embarazo supone la violación de los artículos 14 de la Constitución y 17 del Estatuto de los Trabajadores, que hacen referencia a que los españoles son iguales ante la ley, por lo que no debe prevalecer diferencia alguna por su condición personal o social.

Aunque el objetivo sea garantizar la seguridad y salud laboral, en los procesos de selección de personal debe cuidarse la forma en la que se aborda éste y otros puntos de igual índole. De no hacerlo, la organización podría incurrir en severas infracciones y sanciones, tal como le sucedió recientemente a la aerolínea Iberia, que según reseñó el portal de noticias de un importante diario, fue multada con 25.000 euros por haber solicitado una prueba de embarazo a las aspirantes al puesto de azafata.

En este caso, la aerolínea argumentó que su intención era evitar riesgos asociados con el cargo. Sin embargo, la Inspección de Trabajo integrada por expertos en derecho laboral, precisó que con el tiempo se ha hecho una clara definición de las interrogantes que pueden hacerse a una mujer antes de ser contratada, para proteger su integridad. Y es que no es novedad que las embarazadas sean discriminadas por los empresarios y, en su defecto, por los gerentes de recursos humanos, quienes no las emplean alegando incapacidad por maternidad e incremento de gastos. En otras situaciones les llegan a asignar sólo un trabajo temporal, pagándoles por debajo de lo debido. Hay estadísticas de ello.

Lo cierto es que si vas en búsqueda de empleo no estás obligada a revelar si estás embarazada o tienes planificado tener hijos.

Preguntas no vinculantes

Toda empresa u organización debe tener claro que durante el proceso de elección de su personal las preguntas o acciones a seguir deben ser vinculantes con la normativa laboral, garantizar el respeto y el derecho a la intimidad de los aspirantes; evitando de esta forma las preguntas o cuestiones que en nada cambian su desempeño o no tienen relación directa con el trabajo. A continuación cinco de las interrogantes o puntos que no deben ser tratados en una entrevista:

  1. Familia ¿Estás casada? ¿Tienes pareja? ¿Tienes hijos? ¿Deseas tenerlos? ¿Estás embarazada? ¿Está en sus planes tener hijos en en el futuro? Si el empleador desea conocer tu disponibilidad de tiempo, deberá indagarlo sin recurrir a consultas que pudieran representar una intromisión hacia tu hogar y vida personal. Además de ser ilegal, responder a estas interrogantes podría suponer discriminaciones como la no contratación, la ocupación de puestos de menor responsabilidad o salarios más bajos. Ya existe una brecha gigante en cuestión de géneros en España, donde las mujeres son subestimadas en comparación con los hombres, a quienes se les otorgan los mejores puestos y beneficios, contradiciendo lo expuesto en la ley.
  2. Orientación sexual ¿Eres homosexual? ¿O heterosexual? Aunque en el país la mentalidad es muy abierta y el reclutador sólo quiera medir el nivel de compromiso de los futuros empleados, estas preguntas jamás deben hacerse durante la entrevista.
  3. Ideología ¿Eres creyente? ¿Qué religión practicas? ¿Cuál es tu ideología política? ¿Por quién votó en el último proceso? A un empleador no debería interesarle si eres religioso o ateo, de derecha, el centro o izquierda… En primer lugar porque todo ser humano tiene derecho a la libertad de culto e ideología política, y  en segunda instancia porque constitucionalmente es ilegal que se antepongan estos preceptos en la selección de personal.
  4. Edad ¿Qué edad tienes? ¿Cuándo terminaste los estudios? No está permitido. Preguntado de forma directa o indirecta supone discriminación y es sancionable, tanto como hacer preguntas sobre la talla o el peso, en trabajos donde no son vinculantes. Hay también sus restricciones a la hora de entrevistar a personas con discapacidad.
  5. Nacionalidad o raza ¿Cuál es tu nacionalidad? ¿Raza? Si estás legalmente establecido en el país y capacitado para desempeñar el puesto de trabajo, no estás obligado a responder a estas preguntas. La Constitución es clara y especifica: la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión o ideología. Ampárate en la Constitución.

Formular estas preguntas no sólo es ilegal en España, también en otros países como México, donde el Código Penal califica como un delito la negación o restricción de los derechos laborales, y donde según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) se registraron en los últimos cinco años 526 quejas de mujeres discriminadas por su embarazo, sólo en la Ciudad de México.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...