Sobrevivir al primer mes del bebé. Trucos para primerizos

Es normal que al traer al mundo a tu peque te sientas angustiado, por no saber cómo cuidarlo. Relájate y sigue estos tips.

Sobrevive al primer mes de tu niño

Cuando se es padre por primera vez, el miedo se torna recurrente. No se está familiarizado con los comportamientos de un recién nacido, sus gustos, su carácter…  Y ese desconocimiento puede desesperar. Especialmente en el primer mes surgen infinidad de dudas sobre la alimentación, la temperatura del baño, los horarios de sueño y todo lo concerniente a sus cuidados. Todo eso es normal.

De forma gradual se va aprendiendo que es mejor dormirlo boca arriba con la cabecita ladeada, e incluso se va descubriendo que para bañarlo o cambiarle el pañal se necesita tener todo dispuesto con anticipación. Sin embargo, cualquier consejo que se pueda recibir, ayudará a sobrevivir al primer mes del bebé.

Consejos para asumir con éxito la paternidad

Si acabas de traer al mundo a tu peque y sientes que requieres orientación, es preciso que sigas leyendo. Estos tips son muy útiles para papás novatos. No los desaproveches.

  • “Escucha” a tu bebé. Seguro te dieron muchas recomendaciones durante el embarazo que se fueron contradiciendo con la llegada del bebé. Está bien que las consideres, pero sobre todo, presta atención a las señales de tu hijo. Será él quien te enseñe las causas de su llanto, la manera en la que debes vestirlo, los alimentos que su organismo puede tolerar.
  • Ten cuidado al cargarlo. Nadie debe cargar al bebé ni tocarlo antes de lavarse las manos. En especial, si vienen de la calle. Las manos están expuestas a innumerables bacterias que no querrás transmitir a tu pequeño. Comienza por ti, lavando tus manos antes de tomarlo en brazos. Cargarlo cuando y como gustes. Así lo harás sentir seguro y amado. No es prudente que lo dejes llorar.
  • Apóyalo en su adaptación.  Algunos niños lloran o piden ser cargados con frecuencia. No se trata de una manipulación. Al contrario, él también se está acostumbrando a un entorno nuevo y muy diferente al del vientre materno. Está haciendo su mejor esfuerzo por adaptarse y necesita de tu apoyo en el proceso.
  • Haz tú las visitas. Cuando te sientas mejor y tu bebé se encuentre en condiciones, haz tu las visitas. De esta maneras salir en el momento que estés de ánimos para socializar, y podrás regresar a tu hogar cuando gustes. No tengas pena de decirle a tus amigos o parientes que no quieres recibir a nadie mientras te recuperas.
  • Date un tiempo para pasear. Está muy relacionado con el punto anterior. En el primer mes como papá/mamá, se te acumulará una lista infinita de quehaceres. Sin embargo, es recomendable salir de ese bucle. Eso te permitirá despejar la mente, fortalecer la comunicación con tu pareja y bajar el nivel de estrés. Inicia con unos pocos minutos al día. Verás cómo podrás tomar el ajetreo con más calma.

El primer mes es complicado

Si tuviste un bebé sano debes sentirte muy afortunado. Ciertamente te notarás agobiado, pues tu rutina cambiará completamente. Al menos el primer mes no podrás comer, distraerte ni dormir como lo hacías antes. Es posible que te angusties y te agotes, pero considera ejecutar estas acciones. Te permitirán aliviar la carga.

  • Prepara cada elemento con anticipación. Antes de bañarlo, vestirlo o alimentarlos, dispón cada pieza o enser que necesitarás. De esta manera, no tendrás que distraerte buscando sus implementos. Si algo se te olvida, toma al bebé en brazos y busca lo que olvidaste. Por ningún motivo debes dejarlo solo.
  • Cuida su sueño. Los niños pequeños son propensos a sufrir una muerte súbita. No obstante, evitarla es muy sencillo. Al momento de acostarlo, ponlo boca arriba asegurándote que su cabecita esté ladeada, así podrá respirar mejor. Para favorecer su descanso, deja que en el día escuche los sonidos habituales de casa, pero en la noche haz que todo se calme. Regula la luz en las diferentes estancias para ayudarlo a dormir. Además, así relacionará menor luz y menor actividad con la necesidad de descansar.
  • Presta atención a su cuerpo. Zonas como la entrepierna, cuello y axilas deben estar bien secas. Pasa la esponja en estas áreas, no dejes ningún rastro de humedad. Porque ello se presta para la aparición de lesiones difíciles de sanar. Después del baño, úntale crema y masajea cada parte de su cuerpo. Puedes hacerlo con suavidad y sin ejercer demasiada fuerza. Estrecharás lazos con tu bebé, mientras lo consientes.
  • Abrígalo en la medida justa. Mide su temperatura palpando su cuello, nunca sus manos porque estas permanecen frías. Vístelo con ropas similares a las tuyas (franela, suéter, etc.), pero añade una prenda extra. Así le darás el calor justo.
  • Disfruta la paternidad. En la noche recuerda abrazar a tu pareja y felicitarse mutuamente por los avances del día. Hablen y mediten sobre la forma en la que afrontan su primer mes como papás. Evalúen qué aspectos pueden mejorar. Verás que gradualmente cometen menos errores y se estrecha la relación de pareja también.

Los papás primerizos dudan constantemente de su talante de papás. Intenta complicarte lo menos posible, No seas tan crudo contigo mismo. Ten presente que será tu hijo quien indique qué tan bien lo haces. Día a día verás cómo crece y las habilidades que desarrolla. Busca refuerzos en el médico y relájate. Mientras más tranquilo estés, más posibilidades tendrás de sobrevivir al primer mes como papá. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...