Síndrome de la normalidad infantil

vuelta al colegio

Quedan pocos días para que los niños retomen sus actividades escolares, se trata de una vuelta a la rutina tras las vacaciones que puede provocar el síndrome de la normalidad infantil. Retomar la actividad escolar y el resto de actividades que se llevan a cabo todo el año, representa un cambio drástico que puede provocar en los niños ansiedad, cansancio e incluso depresión.

Los padres deben ayudar a los niños a superar la vuelta al cole, para ello la comunicación es fundamental. A diferencia de los adultos, los niños expresan los procesos depresivos de un modo diferente, no con tristeza, la irritabilidad y la agresividad son los signos externos relacionados con la depresión.

Los especialistas recomiendan fundamentalmente la comprensión, hay que entender al niño y saber cómo podemos ayudarle para superar estos posibles problemas. El nuevo curso escolar al que se enfrentan no debe convertirse en una pesadilla, para ello, los especialistas nos proporcionan diez consejos que ayudarán a nuestros hijos a superar el síndrome de la normalidad infantil.

Siempre que sea posible, es interesante que el niño participe en las compras del material escolar, buscar juntos la cartera más adecuada, los cuadernos y otros útiles necesarios, es un modo de proporcionar al niño una visión distinta de la nueva etapa que se presenta insuflándole ilusión y confianza.

Comenzar a adoptar la rutina horaria también ayuda, ahora hay que empezar a acostumbrarse a irse a la cama pronto e intentar seguir el horario de comidas y ocio que se realizaba antes de las vacaciones. Hablar sobre los compañeros de colegio y animar al niño explicándole que va a poder reencontrarse con compañeros del curso pasado y que los nuevos alumnos son una buena oportunidad de hacer nuevos amiguitos con los que aprender, compartir y jugar, también resulta de gran ayuda.

Los primeros días de colegio son cruciales, en su regreso a casa tras la jornada escolar es conveniente dejar que los niños se puedan relajar un poco antes de hacer los deberes, la idea de hacer los trabajos escolares nada más salir del colegio no es conveniente, al menos en los primeros días, de este modo se evita la sobrecarga escolar, de hecho, la mayoría de los profesores lo tienen en cuenta y las tareas para hacer en casa son reducidas. Preguntarles como les ha ido, que nuevos compañeros han conocido y escuchar las posibles frustraciones, es también una buena terapia positiva.

A los niños les encanta que los padres nos sentemos con ellos a hacer los deberes, debemos hacerlo siempre que no haya otras obligaciones que nos lo impidan. Además de aclararles posibles dudas, les enseñamos a organizar y repartir sus tareas, la planificación de los deberes resulta fundamental. Después debemos valorar los logros obtenidos por nuestro hijo, unos deberes bien hechos son un motivo para darle un achuchón y demostrarles lo orgullosos que estamos de él.

No todo tiene que girar en torno a los estudios, es conveniente realizar actividades lúdicas, salir a comprar, montar en bicicleta o simplemente dar un paseo, esto ofrece una pequeña desconexión que contribuye a mejorar el rendimiento escolar. Y los fines de semana deben ser aprovechados, son días de descanso y de unión familiar, aprovechar el fin de semana para realizar una salida al campo o hacer cualquier actividad lúdica en familia ayuda a los niños a afrontar la próxima semana escolar, es un modo de cargar pilas.

Una dieta cargada de productos frescos y saludables, aporta al organismo de los niños todos los nutrientes necesarios para gozar de una excelente salud, además, recuerda que el consumo de frutas y verduras mejora el rendimiento intelectual de los niños. La vuelta a la rutina laboral y escolar propicia a realizar dietas menos saludables debido a la falta de tiempo, en este caso somos los padres quienes debemos buscar la solución más adecuada que permita una buena alimentación en los niños.

Nuestra aportación como padres es fundamental para que los niños disfruten con su nueva etapa escolar y logren mejorar su rendimiento intelectual. Lo que hagamos por nuestros hijos se verá reflejado el día de mañana.

Vía | AZPrensa
Más información | Sanitas
Foto | Ingvald Kaldhussater

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...