Ser mamá y tener una carrera profesional sin morir en el intento

Una madre actual debe tener un trabajo profesional y debe aprender como llevar estas dos tareas tan importante

Aprende como ser una madre con un trabajo profesional estable

Hoy por hoy las mamás poseen muchísimas responsabilidades, y más aún si son madres que laboran fuera de casa. Si este es tu caso, seguramente vas a estar familiarizada con esta rutina de la mañana:

Te despiertas, despiertas a los niños, los vistes, preparas el desayuno mientras te arreglas para ir a tu trabajo, vigilas que nadie se olvide de nada, llevas a los niños a la escuela y, últimamente, llegas a tu oficina para pasar 8 horas inquieta porque alguna de estas cosas no se pudo hacer de manera perfecta.

No hay donde escaparse, ser una mamá hoy en día es un reto. Te daremos algunas recomendaciones para ser mamá profesional y no morir en el intento.

Ser mamá implica organización

Lo primero que tienes que hacer es organizarte, es más fácil decir que hacer. Organizarse toma su tiempo y, para las personas que no tienen el hábito, puede ser aún más angustiante que dejar todo a la deriva. A pesar de eso, te aseguramos que al tiempo veras los resultados de tu organización.

Comienza por cosas sencillas: por ejemplo, intenta tener todo lo que requieras en el mañana listo la noche anterior, como la ropa de los pequeños y el desayuno. Con esto no sólo vas a llegar más relajada a tu trabajo, sino que vas a tener tiempo para hacer otras cosas, como prepararte tu café de la mañana sin apuros.

Después, cuando ya tengas eso bajo control, puedes hacer un calendario con las actividades de la semana, en donde organices tu tiempo con tus hijos y tu esposo o esposa. Hay muchas apps, como Google Calendar, que son muy buenas para este fin, pero el papel y la agenda pueden andar igual o mejor.

Debes liberarte de cualquier culpa

Debes quitarte de la mente esa idea de perfección y debes empezar a aceptar que en ocasiones las cosas no suceden como uno lo espera y que eso es muy normal. A veces (o muchas veces) se debe compensar una cosa con otra. Lo relevante es reconocer por qué estás haciendo lo que estás haciendo.

Hay muchos motivos para ser una mamá que trabaja: puede ser para mantenerte, para que tus hijos tengan un futuro (y poder ahorrar), para desempeñarte en algo que te importa o, por qué no, para ser feliz y/o sentirte completa. Ser mamá no es algo sencillo, pero tampoco es algo imposible.

No te cargues, delega responsabilidades

Una de las cosas que más estrés puede causarle a una madre trabajadora es buscar ayuda. ¡Así es! Muchas callan, no dicen nada a su pareja, cuando necesitan algo y escapa de sus manos, lo reprimen y no tienen el valor de contratar una cuidadora o dejar a los pequeños en la guardería.

Ser mamá no implica saberlo todo, ser mamá es un camino largo en el que vas aprendiendo muchas cosas, pero en ese camino también vas a necesitar gran ayuda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...