Reincorporarte a la vida normal luego de la maternidad

La vida luego de la maternidad puede ser difícil, pero volver a ella es un proceso necesario

Volver a una vida normal luego de la maternidad

Una vez que la mujer sale de su estado de gravidez, toma su período libre por dicha causa, cuidando de su bebé las primeras semanas o tal vez meses y debe incorporarse a sus labores rutinarias, en el trabajo. Reincorporarse a la vida normal luego de la maternidad cuesta un poco, no sólo puede ser complejo sino costoso.

Tal vez es prematuro esperar una adaptación pronta o no se consideran los cambios externos ni internos de la mujer.

Una incorporación ¿traumática o deseada?

Puede que no sea sencilla la posición de la mujer después de tener un niño entre sus brazos por largo tiempo y de pronto tener que volver a su rutina; o tal vez ella dentro de su apego al bebé y a sus labores como madre, añora su rutina; volver al mundo que le rodeaba.

Cuidar del bebé por sus propios medios y dejarlo luego en otras manos, no es fácil, son decisiones que cuestan, por miedo, por deseo de cumplir un rol o quizás por querer proteger al bebé en sus primeros meses; muchas madres lo consideran primordial.

En otros casos surgen exigencias de los padres y la situación en el núcleo familiar se torna más estresante para la mujer; pero realmente la esencia, el centro de todo, es el niño que ha nacido y la tendencia es hacia él o ella.

La necesidad de la madre de enfrentarse a su nuevo mundo es imperativa y la mayoría de ellas lo asume con positividad y se enfrenta a su vida nueva, administrando sus quehaceres sin temor, como si lo hiciese desde hace tiempo.

¿Cómo organizarte para que funcione tu incorporación a la vida normal?

Para la mujer es algo nuevo pero no traumático, es complejo y simple a la vez, porque a pesar de ser un nuevo enfoque en su vida, ella se adapta de forma indescriptible. Compagina perfectamente su función de madre, las tareas del hogar, cumple con sus labores como profesional y su tiempo es suficiente para ofrecer momentos de calidad a su familia.

A pesar de esto, la mujer debe considerar todos los aspectos, puede construir un listado de aspectos importantes, comunicarse con su pareja y  familiares para cualquier apoyo que puedan brindarle. La madre siente que actúa mal cuando sus actividades laborales le exigen dejar a su bebé a otros cuidados, la pareja o los familiares pueden prestar para ello.

Por lo que debe plantearse la situación sin sentimientos encontrados; es muy sano para ella, incorporarse a sus quehaceres profesionales y tratar de equilibrar su vida; ya que así adquiere un bienestar mental, entre otras cosas.

La comunicación con la pareja es sumamente importante, establecer acuerdos, afinar posturas en cuanto a la nueva situación de incorporación al trabajo, es prioritario. Tratar aspectos de interés común siempre es muy productivo y sano, además de compartir labores, llegando a un consenso.

Es aconsejable que la mujer se asigne minutos de descanso y recreación. Siempre debe existir para ella un rato de esparcimiento para el disfrute de una salud mental y física adecuada, sólo así estará preparada para atender al bebé en cuestión. Querer hacerlo todo en un solo día no es prudente, por el contrario es agotador.

Algunas de las actividades pueden ser relajantes, refrescantes con un baño con lociones aromáticas, oír música clásica, ir al parque, ver una buena película, entre otras. El tiempo estimado es de unos minutos diarios de goce para ella.

Apoyo Legal para la mujer después de la temporada maternal

Hay cantidad de derechos laborales, en los actuales momentos, que protegen tanto a la madre como al bebé, alivianando la reincorporación de ella al trabajo, con unas condiciones excepcionales. El hecho laboral y la vida familiar, se equilibran para ofrecerle oportunidades.

Es oportuno que la madre conozca sus derechos laborales, con la nueva condición que apremia, la pretensión de un asesoramiento siempre es acorde al aspecto que atañe, ya que muchas están exentas de disfrutar los derechos por desconocimiento.

El permiso de lactancia y la disminución de la jornada laboral son dos de esos derechos importantes que harán su reincorporación más fácil y cómoda. El horario de trabajo puede ser una propuesta considerando el ajuste correcto del tiempo que corresponde, es decir reacomodar las horas que se le asignan como de dedicación al niño.

Un aspecto que de pronto se sale de contexto; es que la madre dispone de oportunidades para incorporar al bebé a guardería o con una madre cuidadora, para en determinadas ocasiones disponer de tiempo y realizar diligencias de importancia que exigen presencia. Contar con una ayuda oportuna siempre hace la vida de la madre más tranquila y libre de estrés.

La confianza en algunas personas dispuestas a cuidar al niño, liberan a la madre de preocupaciones y le permiten resolver sus situaciones con calma y de mejor manera. Así también son opciones emergentes que auxilian también a la pareja cuando no puede por determinada situación cuidar al bebé.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...