Recomendaciones para evitar que los niños enfermen en invierno

La alimentación es muy importante

Con la llegada del frío muchos padres se preguntan qué pueden hacer para evitar que sus hijos sufran las enfermedades típicas del invierno. Bajan los termómetros y llegan las enfermedades más frecuentes asociadas al frío, que afectan principalmente a las vías respiratorias, como la gripe, los resfriados, las bronquitis y faringitis. Con unos prácticos consejos se puede reducir el contagio de enfermedades y otros problemas de salud.

  • Abrigo: Muchos padres sufren al salir muy temprano por la mañana con sus hijos, porque no encuentran la manera de evitar que tosan o estornuden. Si bien uno de los principales consejos para evitar los efectos del frío es abrigarse, abrigarlos demasiado puede ser contraproducente, ya que un exceso de tela les impide regular su temperatura corporal con la del ambiente y asegurar los mecanismos de transpiración adecuados. También hay que tener en cuenta el tipo de tejido de las prendas de vestir. Lo fundamental es protegerse bien la nariz y la boca al pasar de un ambiente cálido a uno frío, especialmente durante la mañana, cuando muchos niños se enfrentan al fenómeno de inversión térmica caracterizado por una reducción significativa de la temperatura.
  • Ventilación: es importante que todos los espacios en los que haya niños estén bien ventilados y si es posible poco concurridos. Se recomienda abrir las ventanas de las habitaciones al menos 10 minutos al día. En interiores, es preferible utilizar estufas eléctricas o de gas y mantener la casa templada (no hay que subir demasiado la calefacción), y permitir así que el propio organismo utilice sus mecanismos reguladores de adaptación al frío. Así también se evitarán grandes cambios de temperatura cuando salimos de casa.
  • Utensilios: por el desconocimiento de que los virus se transmiten por contacto, los niños toman el vaso o los cubiertos de sus compañeros sin pensar en las consecuencias. debemos enseñarles a usar los suyos propios, no dejarlos a otros niños ni que tomen los de los demás.
  • Alimentación e hidratación: una dieta sana en la que no falten verduras de hoja verde y frutas es fundamental, ya que fortalecen el sistema inmune y ayudan a eliminar agentes patógenos. El agua ayuda a eliminar mucosidad, a mantener la garganta hidratada y a eliminar las toxinas del cuerpo.
  • Exterior: hacer ejercicio físico regular y respirar aire puro son unas buenas medidas para mantener el organismo funcionando de forma óptima y prepararlo para luchar contra virus y bacterias.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...