Qué hacer cuando el bebé muerde el pecho

Qué hacer cuando el bebé muerde el pecho, porqué el bebé muerde, cómo se debe actuar, cómo se identifica cuando se trata de un mordisco involuntario o voluntario, cuál debe ser la actitud de la madre… son algunas preguntas que se responden en este post.

Mordiscos durante la lactancia

Antes o después, a una madre lactante su bebé le morderá el pecho, lo que irremediablemente producirá dolor, este es un proceso normal que se produce como consecuencia del desarrollo de las habilidades bucales de los bebés, se podría decir que es una primera fase de entrenamiento para cuando lleguen los primeros alimentos sólidos.

Inicialmente los bebés cuentan con la boca como principal instrumento de estimulación táctil, de ahí que se lo lleven todo a la boca y lo chupen, siendo un modo de explorar su entorno más cercano. A medida que pasan las semanas, empiezan a realizar otro tipo de movimientos, sea apretando las encías o los labios, siguiendo el proceso de exploración e investigación como parte de su desarrollo, de ello resultan nuevas habilidades que se aplicarán en la lactancia.

Es muy normal que un bebé muerda el pezón durante el desarrollo, sin embargo, en algunas ocasiones la mordida es el resultado de algo que le incomoda o algo que le produce molestias o dolor, por lo que tras morder espera la reacción de la madre. ¿Qué hacer cuando el bebé muerde el pecho?, si no tiene relación con la etapa del desarrollo, es necesario hacerle saber que el mordisco ha producido dolor. Hay que aclarar que existen dos tipos de mordiscos, voluntarios e involuntarios.

Es probable que la salida de los primeros dientes sea un factor detonante para que muerda con las encías el pezón. Hay quien cree que esta acción marca el momento del destete y hay que empezar a pensar en dejar de dar el pecho, todo un error. En el caso de los mordiscos involuntarios, se suelen producir cuando el bebé se relaja o muerde mientras está mamando y cierra bruscamente la boca, en este caso no se puede hacer nada y hay que soportar el dolor.

En el caso de que sea un mordisco consciente, además de la comunicación verbal como es decir “no” de forma clara y contundente (sin gritar), también es recomendable ponerse seria y mirarle a los ojos, incluso retirarle el pecho de la boca si no está mamando y tenerlo en brazos. La información verbal y no verbal servirán para que el bebé llegue a comprender que no debe morder, aunque en algunos casos es probable que empiece a llorar. En este caso hay que consolarle y después volverle a dar el pecho, si vuelve a morder, se debe repetir la misma pauta de actuación, hasta que al final lo comprenda.

Como comentan aquí, no es nada recomendable reírse ante un mordisco, ya que el bebé lo vería como un juego y probablemente volverá a morder, algo que ocurre a partir de los 8 meses de edad, sea para llamar la atención de la madre o para ver si reacciona del mismo modo. Nunca hay que chillar y tampoco apartar de forma brusca al pequeño, procurar ser neutral como si no ocurriera nada, o aplicar las medidas antes comentadas.

Foto | Mothering Touch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...