¿Qué es y cómo se produce el Síndrome del Niño Vulnerable?

vulnerable-1

El llamado Síndrome del Niño Vulnerable es una condición psicológica que padecen gran cantidad de padres, aunque en general afecta en su mayoría a las mamás, que ante una situación de riesgo de su bebé desarrollan un estado de constante preocupación que conduce a la sobreprotección del niño.

Por lo general, este síndrome está íntimamente relacionado con situaciones de nacimientos prematuros. El hecho de observar al pequeño en la incubadora mientras se halla conectado a sensores, respiradores y vías endovenosas crea en los padres un impacto difícil de superar.

Esto provoca en muchas madres la aparición de este síndrome, ya que a lo largo del desarrollo del niño, independientemente de que su crecimiento y salud sean normales, continuarán manteniendo temores y angustias relacionados con los posibles riesgos que puede sufrir su bebé, ya que la imagen de los primeros días de vida de su hijo quedarán fijados en su inconsciente, produciendo dicho trastorno.

Al respecto, el médico pediatra Aníbal Anticona, especialista en Síndrome del Niño Vulnerable, destacó:

“Cinco a diez años después de haber superado por completo el periodo crítico, la madre se angustiará sobremanera si existe fiebre, si ha sufrido un leve accidente, si presenta la más sutil dolencia. Llamará al pediatra en la madrugada o acudirá a una clínica”.

La presencia del Síndrome del Niño Vulnerable lleva a los padres a desarrollar una sobreprotección del niño, con lo que limitan las posibilidades de desarrollo normal de la criatura, incluso llegando a prohibirle la realización de actividades recreativas o deportivas, basándose en el gran temor que sienten ante un posible accidente.

De esta manera, el niño lleva adelante sus distintas etapas de crecimiento creyendo que es una persona frágil y vulnerable ante las diferentes experiencias de la vida, por lo que se desarrolla una fuerte dependencia entre los padres y su hijo, que en muchos casos llega a impedir la separación, coartando sus posibilidades de estudio o de trabajo durante la adolescencia.

Es por ello que los especialistas subrayan que las madres que sufren del Síndorme del Niño Vulnerable deben ser atendidas con el fin de superar esta situación y de esta manera permitir que su hijo transite las diversas etapas de su desarrollo de manera normal.

En esta línea, el pediatra Aníbal Anticona mencionó:

“Si el niño tiene buen peso y buena talla, debe participar en todas las actividades. Y finalmente ser conscientes de que existe este síndrome y buscar ayuda si es necesario”.

Vía | Aprapem, Caretas
Foto | Sean Dreilinger

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...