Por qué los niños de edad preescolar cometen pequeños robos

La mayoría de niños de preescolar cometen pequeños hurtos o robos, aunque esta no sería la descriptiva adecuada, ya que no comprenden el concepto de propiedad. Cuando ocurren este tipo de situaciones, es necesario que los padres expliquen a los niños qué es la propiedad y por qué es algo que no debe hacer.

Robos infantiles

Prácticamente todos los niños de edad preescolar han cometido pequeños robos o hurtos, o al menos han tenido la intención de llevarse algo que no es de ellos y lo han evitado los padres, los profesores u otro adulto. Pero lo cierto es que no se deben considerar robos, ya que los niños tienen dificultades para saber lo que es de ellos o lo que pertenece a otros niños, en muchas ocasiones, en el momento que ven un juguete lo consideran de su propiedad.

Algunos padres creen que este tipo de pequeños hurtos son faltas graves, les riñen e incluso les castigan, y esto es un error, ya que lo primero que hay que hacer es enseñarles el concepto de propiedad, lo que es suyo y lo que no, con calma y paciencia hay que explicarles que esos artículos pertenecen a otros niños, y del mismo modo que no les gustaría que les cogieran sus juguetes, ellos tampoco deben coger los de los demás sin permiso.

Seguramente la mayoría de los padres se han encontrado en esta situación, lo más gracioso es que, mientras se les dan a los niños las oportunas explicaciones, ellos siguen diciendo que el juguete es suyo y que lo quieren, por tanto, será necesario ser pacientes y repetir las explicaciones siempre que sea necesario, la paciencia es muy importante a la hora de educar a los niños. Por norma general aprenden pronto a asimilar el concepto de propiedad, pero el problema aparece cuando este tipo de hurtos se realizan de forma repetida y además cuando ya son algo más mayores.

Esta conducta puede tener su origen en carencias emocionales y psicológicas que parecen contrarrestarse con los hurtos. Los adolescentes que comenten este tipo de pequeños robos los pueden llevar a cabo por distintas razones, bien porque quieren llamar la atención de los padres (volvemos al tema de las carencias emocionales), o bien porque es una conducta que imitan de los mayores. Un padre que incumple la ley delante de su hijo, no respetar las señales de tráfico, hablar sobre cómo ha conseguido engañar a la Hacienda Pública, cómo ha evitado pagar en un comercio un determinado producto, etc., provoca que el niño imite esa actitud, pero adaptada a su condición y posibilidades.

Que los niños pasen mucho tiempo solos y sin compañía de sus padres u otros adultos, es algo que también influye, como hemos indicado, es un modo de llamar la atención de los padres. Pero también es una situación favorable para que se deje influir por amistades que pueden ser un mal ejemplo, es un modo de suplir la carencia afectiva.

En el caso de los niños de edad preescolar, si devuelve el objeto sustraído a otro niño, será el momento de hablar con él y hacerle entender que ha hecho lo correcto, averiguar si entiende el concepto de propiedad y si no volverá a llevar a cabo una acción de este tipo. Hay que evitar los sermones, lo mejor es hablar en un tono amistoso, cercano y adaptado a la comprensión del pequeño, tiene mucha más efectividad que un sermón, del que sólo escuchará algunas palabras.

En el caso de los niños más mayores, los padres debemos llegar a la raíz de por qué se ha cometido el hurto, los padres han de estar más pendientes de los niños, satisfacer esas carencias emocionales que tienen, enseñarles lo que está bien y está mal, y ponerles en la situación de la víctima del hurto, como un modo efectivo para que comprendan porque hay que respetar la propiedad. En todos los casos, no se debe permitir que los niños cometan robos, de lo contrario el problema puede ir a mayores. Por supuesto, y dado que los padres suelen ser un modelo a seguir por los hijos, predicar con el ejemplo es muy importante, una conducta ejemplar enseñará a los niños y les invitará a que la imiten.

Evidentemente estas son reglas generalizadas que responden a por qué los niños de edad preescolar cometen pequeños robos, pero existen casos más específicos y con razones de todo tipo, en algunos es necesaria la atención de un experto para que llegue a la raíz del problema.

Foto | David Pfeffer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...