¿Padres activos rinden más en el trabajo y son más felices

La paternidad es un vínculo que sobrepasa el hecho de dar vida. Un estudio señala que cuando el hombre se involucra en la crianza de su hijo, obtiene infinidad de beneficios físicos y emocionales.

padres activos

Hasta hace poco la sociedad había sido intransigente en cuanto a la definición de roles en el hogar: La madre debía ocuparse de los quehaceres y del cuidado de los hijos, mientras que el padre debía salir a la calle para proveer el sustento a los miembros de la familia. Para beneficio de todos ese modelo ha cambiado. Actualmente se incluye al hombre en la crianza de los niños, algo que no sólo refuerza el vínculo afectivo sino que también favorece la igualdad de género y el bienestar masculino.

Un estudio sobre paternidad realizado recientemente en Latinoamérica, señala que los varones que cuidan infantes, ya sean padrastros, hermanos, tíos u otros parientes, tienen un mejor rendimiento laboral y presentan transformaciones hormonales que inciden positivamente en su estado de ánimo, y los enfoca en los requerimientos del bebé.

Buenos padres

Un papá activo, que comparte con sus pequeños, los baña, los viste, les da de comer y asume sus atenciones, tendrá hijos más contentos y saludables, pero el asunto no acaba allí. Un hombre involucrado en la crianza de sus chicos tendrá una expectativa de vida más larga y será física y mentalmente más saludable, según se mencionó en el informe “Estado de la Paternidad en América Latina, de IPPF, Promundo, CulturaSalud/EME, MenCare LAC y MenEngage América Latina”.

La investigación determinó además que este tipo de papás dedica parte de su tiempo a obras altruistas, y se mantiene alejado de vicios como las drogas y el alcohol. ¿La razón? Cuidan su salud y piensan en dar un buen ejemplo a sus retoños.

Papás más felices

El papel del hombre puertas afuera siempre ha sido importante, pero ahora se ve beneficiado con su actuación en la intimidad. Emocionalmente pasa a ser una persona más fuerte y segura. Puede que no esté al tanto de que eso ocurra, pero los resultados se reflejan en su calidad de vida.

Anteriormente el varón se percibía apartado del proceso de formación de sus pequeños, lo que menoscababa su autovaloración. Ya no es así. La investigación realizada en América Latina pone en la palestra lo trascendental de estas nuevas conductas para la plenitud de los caballeros, quienes se tornan más abiertos, amorosos, considerados y empáticos, dejando de lado la discriminación por género o preferencia sexual.

Los estereotipos machistas se ven derrumbados, por lo que se muestran más flexibles sobre ciertas acciones que otras generaciones rechazaban sin chistar, como cambiar un pañal o preparar un biberón.

Los valores adquieren dimensiones más fuertes, haciendo que la paternidad activa se convierta en motivación para crear mejores personas con mayores momentos de felicidad.

Expertos involucrados en el análisis realizaron trabajos en prisión con adolescentes que ya eran padres, quienes manifestaron que su estímulo para salir y no volver a delinquir eran sus hijos. Su interés por proyecta una imagen positiva, los llevaba a querer cambiar su situación.

Claro, hoy en día muchos hombres se ven absorbidos por el trabajo y las preocupaciones económicas, y esto hace que su participen en la crianza de sus bebés no sea tan notoria como la de otros que sí tienen un alto poder adquisitivo. Por ello, el informe concluyo que los gobiernos deben crear mejores condiciones laborales y derechos que faciliten la inclusión del hombre en su rol paterno.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...