Noruega es el mejor lugar para ser madre

Ser madre en Noruega

Según el informe ‘El estado de las mujeres en el mundo’, al que El País dedicó un reportaje en su suplemento semanal, Noruega es el mejor lugar para ser madre. Los resultados del 11º informe de la Fundación Save The Children destacan como elementos positivos diferenciadores a la hora de ser madre en Noruega la duración y la cuantía de la baja maternal del país, que dura hasta 56 semanas; la alta esperanza de vida femenina, situada en 83 años; el nivel educativo de las mujeres; la escasa diferencia de ingresos entre hombres y mujeres (el 23%); la baja mortalidad infantil y la elevada tasa de fecundidad.

En la actualidad, una madre noruega tiene la posibilidad de tomarse 46 semanas de baja por maternidad manteniendo su sueldo íntegro, o 56 semanas con el 80%. Además, el padre puede disfrutar de 10 semanas adicionales de permiso de paternidad con salario completo. Estas cifras contrastan con España, donde se conceden 16 semanas de baja de maternidad a la madre, y 15 días para el padre, con el 100% del sueldo.

Desde finales de 1970 en Noruega se trabaja activamente por la igualdad en la crianza de los niños, permitiendo a los padres compartir parte del permiso de maternidad. En palabras de Huitfeldt, actual ministra de Cultura y anterior representante del ministerio de Infancia e Igualdad, “estas políticas funcionan como un pegamento social: si los padres comparten tareas en casa, baja la tasa de divorcios y se tienen más hijos”.

Los resultados de uno de los múltiples estudios del gobierno noruego revelan que las familias en las que el padre disfrutó del permiso de paternidad con el primogénito tienen más probabilidades de tener un segundo hijo. En 2009, un 60% de los padres tomaron seis o más semanas de permiso, lo que coincidió con el nacimiento de 61.000 niños, la cifra más elevada desde 1972. De esta manera, Noruega ha pasado de una media de 1,5 hijos por mujer a mitad del siglo pasado, a casi dos de media en la actualidad, cifra que los demógrafos fijan para que un país se mantenga en equilibrio y no envejezca.

Su sistema de salud también refleja que Noruega es el mejor lugar para ser madre. Las matronas, que asisten a solas el 70% de los nacimientos, abogan por los alumbramientos naturales, utilizando baños de agua caliente y acupuntura para aliviar las contracciones y en lugar de la anestesia epidural. El ratio de cesáreas es del 17%, muy por debajo del 25% de los partos por cesárea en España. Además, la tasa de mortalidad infantil es de las más bajas de los países desarrollados.

La lactancia materna está presente en las instituciones sanitarias y las madres son conscientes de la importancia de la lactancia tras el parto. Los hospitales ofrecen información sobre cómo amamantar correctamente, los beneficios de dar de mamar y hasta cuándo hacerlo.

Para acabar de redondear los motivos que sitúan a Noruega como el mejor lugar para ser madre, en el país nórdico las plazas de guardería están garantizadas por ley desde 2009 y cada familia recibe una ayuda mensual de 120 euros por hijo hasta que éste cumple los 18 años.

Sin embargo, no hay que olvidar que este panorama idílico es el fruto de décadas de trabajo a favor de una maternidad más sostenible. Según Huitfeldt, “no es un proceso natural, lo que tenemos es el resultado de decisiones políticas”. Y por supuesto, todavía queda camino por recorrer, como en otros países, en Noruega “existe una igualdad [de género] casi total hasta el momento en que hay niños. Es el punto de no retorno en el que las mujeres comienzan a trabajar menos, a cobrar menos y a hacer más en la casa”.

Fuente | El País Semanal

Foto | Robert Whitehead

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...