No se debe utilizar las cremas solares del año pasado para proteger a los niños

Aunque la OCU, a primeros de mes recomendó utilizar los protectores solares del año pasado, considerando que eran perfectamente eficaces, lo cierto es que no se pueden utilizar las cremas solares del año pasado para proteger a los niños ni a los mayores. Hoy conocemos una serie de razones que respaldan esta conclusión y que merece la pena tener en cuenta.

Cremas solares

Algunos padres utilizan las cremas solares de un año para otro como si no caducaran nunca, si además se encuentran consejos como el publicado a principios de mes por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), es posible que los que pensaban en tirarlas este año, terminen aprovechándolas. La OCU procedió a evaluar una serie de marcas de cremas que se expusieron al sol en sus envases durante 15 días, sufriendo las altas temperaturas y los cambios de humedad, posteriormente las guardaron para analizarlas al cabo de un año, para comprobar si mantenían sus propiedades y podrían ser tan eficaces como el año pasado.

Según los resultados, mantenían sus cualidades, por lo que los protectores solares se podrían utilizar sin ningún problema a pesar de haberlas abierto y utilizado el verano anterior, eso sí, con algunos condicionantes, no se pueden utilizar las cremas que han sufrido cambios en el olor, textura o color, pero lamentablemente en la mayoría de ocasiones es difícil que se produzca la rotura de las emulsiones y se detecte que en realidad están en mal estado.

Si leemos las etiquetas de estos productos comprobaremos que informan sobre su uso correcto, la fecha de duración sin abrir y la fecha de caducidad una vez se abre la crema solar. Pasado el tiempo indicado no se garantiza su eficacia, efectividad o seguridad. La mayoría de los protectores solares tienen una fecha tope de 12 meses tras abrir el envase, por lo que superada esta fecha, aunque aparentemente no parezcan existir riesgos, los hay. Estos protectores están formados por diferentes nutrientes y agua, que son sometidos a cambios bruscos de temperatura y humedad, al entrar en contacto con el aire se convierten en un caldo de cultivo ideal para la proliferación de microorganismos.

Si se utiliza una crema o protector solar en mal estado (que no se detecta), puede provocar irritaciones e infecciones por la acción de los patógenos. Superar el periodo de duración tras la apertura (PAO) afecta a la seguridad del producto, a su eficacia y además pone en riesgo la salud, por lo que el consejo a seguir es comprobar su fecha de caducidad y si se ha superado, lo mejor es desecharlo. Otra cuestión interesante, estos protectores tienen un factor de protección solar (SPF), es el número de veces que el fotoprotector aumenta el tiempo de defensa natural de la piel. La estabilidad de los filtros químicos así como su eficacia, se reducen con el paso del tiempo y su límite se establece en la mayoría de casos en 12 meses.

El ensayo de la OCU se realizó con seis productos y el resultado mostraba que eran eficaces, pero ¿por cuánto tiempo? Evidentemente existe un margen de seguridad, si se utiliza el producto pasados unos días de cumplir el año es posible que no se aprecie un deterioro notable, aunque todo dependerá de las veces que se utilizó el año anterior y como se conservó el protector. No todos los protectores son iguales, varían en composición, durabilidad y factor de protección, un análisis en seis productos no refleja la realidad, ya que en el mercado hay una infinidad de protectores solares.

Por tanto, no se pueden utilizar las cremas solares del año pasado para proteger a los niños ni a los adultos, no vale la pena arriesgar la salud por ahorrar unos euros. Os recomendamos leer detenidamente este artículo publicado en Cuaderno de Cultura Científica para conocer con detalle lo importante que es que las cremas solares estén en perfecto estado para proteger eficazmente la piel, así como las consecuencias de utilizar un protector caducado. En definitiva, la OCU realiza buenos análisis, pero también puede errar y aconsejar de un modo equivocado en su deseo de defender al consumidor y ayudarle a ahorrar unos euros.

Foto | Tony Alter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...