No existen diferencias entre los niños criados por padres heterosexuales, homosexuales o lesbianas

Una investigación muestra que no existen diferencias entre los niños criados por padres del mismo sexo y padres heterosexuales, lo que si marca diferencias es el comportamiento y estrés que puedan tener los padres, independientemente del género al que pertenezcan.

Nuevos modelos familiares

Una investigación desarrollada por expertos del departamento de psicología de la Universidad de Kentucky, concluye que no existen diferencias entre los niños criados por padres heterosexuales, homosexuales o lesbianas. El estudio analizó las diferencias y problemas relacionados con el nivel de estrés, la conducta, la función de cada miembro de la familia, la relación de pareja, etc., constatando que los hijos de homosexuales y lesbianas se desarrollan correctamente y sin problemas.

¿Y por qué no iba a ser así? Los expertos comentan que a pesar de que aumenta el número de lesbianas y homosexuales que adoptan un niño o tienen un hijo utilizando otras alternativas, algo que debería contribuir a la normalización, continúan las controversias con respecto a las habilidades de crianza que tienen estos padres y el impacto que pueden provocar en sus hijos. Como ya sabemos, a día de hoy, algunos modelos familiares siguen sin ser aceptados por una parte de la sociedad, esgrimiendo argumentos como los antes citados, además de los de carácter religioso.

El estudio longitudinal analizó los datos de casi 100 familias con niños adoptados en edad escolar, se realizó un seguimiento sobre cómo maduraban los niños desde que eran pequeños y hasta que alcanzaron la infancia intermedia (entre 6 y 12 años de edad). De este modo se pudo obtener información más precisa sobre qué factores pueden ser los más eficientes, para realizar un seguimiento de la evolución de los niños y comprobar si existe algún tipo de problema.

De los datos obtenidos del estudio se desprende que, independientemente de la orientación sexual de los padres, los niños tenían menos problemas de comportamiento cuando el nivel de estrés de los padres era reducido, la relación y el funcionamiento de la familia era mejor. Como vemos, no es la orientación sexual, sino el estrés de los padres lo que provoca que los niños tengan problemas de conducta o de otra índole, los resultados muestran qué procesos familiares son más importantes que la estructura familiar.

Para los expertos queda sobradamente evidenciado que no existen diferencias entre las familias formadas por gays, lesbianas o por padres heterosexuales, es más, en algunos estudios se ha concluido que los padres del mismo sexo pueden ser un modelo del que algunos padres heterosexuales deberían tomar ejemplo. Los investigadores comentan que al menos en Estados unidos hay unos 65.000 niños adoptados que tienen padres de minorías sexuales, lo que supone algo más del 4% de todos los niños adoptados en Estados Unidos. Los resultados obtenidos pueden ser de gran ayuda en el debate público sobre la diversidad de los modelos familiares y su influencia en el desarrollo y educación de los niños.

Podéis conocer todos los detalles de esta investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Developmental Psychology.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...