Manual para padres: el conocimiento a través de su instinto

3591774335_6ecd2a8b8d

Un tema muy interesante que ha sobrevivido generación tras generación siempre acurrucándonos tras el concepto universal de la ausencia del “manual para padres” como excusa perfecta para justificar nuestros errores normales en el proceso de la paternidad. ¿Es que alguien duda del proceso empírico que supone la formación de los hijos?… el estímulo–respuesta, ensayo–error, en su más pura esencia.

Si… sin duda podría titularse “ser padres y no morir en el intento”… pero y, aunque resulte difícil de creer…  las respuestas están en nuestro interior. En nuestro interior como persona, como ser humano, como padre o madre.

Reserva de energía

Si, comencemos haciendo acopio de energías, las vamos a necesitar. Formar seres humanos es muy difícil, es una de las actividades más difíciles y de resultados inciertos que existen.

Comencemos soltando lastre. No debemos buscar tener hijos perfectos”… somos seres humanos, comencemos bien y demostrando un aprendizaje adquirido por el transitar de nuestras propias vidas; los seres humanos somos imperfectos por naturaleza. No empecemos exigiendo lo que sabemos que no existe.

Nuestro hijo es un ser independiente y único, tiene su propio temperamento, su propia naturaleza intrínseca y, por la mezcla resultante de su entorno familiar y social, se convertirá en una persona con objetivos distintos a los nuestros.

Ser padre o madre no es un rol sencillo. Somos hombres y mujeres, con necesidades, frustraciones, alegrías, deseos, penas, responsabilidades, propias de nuestra naturaleza y, debemos dedicarnos a la formación con el significado de perfección que el rol formativo lleva implícito.

Con cada gesto, con cada acto, con cada palabra e incluso, con la expresión corporal que adoptemos, los niños absorben, perciben.

El manual para padres ciertamente existe

Existe en cada aprendizaje propio que realizamos, cada asunción de errores de forma activa y durante todo el proceso, cada vez que evitamos caer en la complacencia de nuestros hijos y permitimos que se rompan los límites impuestos desde el amor y el deseo de hacer de ellos seres libres, autosuficientes, que crean en si mismos y que lleven sus vidas por el compromiso, el respeto y la honestidad.

El manual para padres se encuentra en cada momento que destinamos a su bienestar, equilibrando la satisfacción de necesidades físicas con las emocionales. Cinco minutos al día bastan para que tus hijos se sientan amados, cinco minutos reales, íntegros, comprometidos, totales… dejando a un lado cualquier preocupación, cualquier problema, cualquier situación de mundo de los adultos y entrando de lleno en su mundo, un mundo puro, fantasioso, con ilusión y fe… vuelva a recordar al niño que fue y las situaciones que le hacían vibrar.

A medida que crecen, el manual va adentrándose en los capítulos relacionados con la orientación sexual, la preparación para vivir una adolescencia sana, la aceptación de su elección de vida en términos de estudios o relaciones personales y… sigue hasta completar la crónica de una vida con el respeto por el tipo de vida que su hijo elija, la forma de disfrutar con lo que ve dejando a tras si es lo que usted quería o no y evaluándolo desde la perspectiva del objetivo cumplido…

El adulto que tendrás un día delante de tus ojos será el niño de hoy, al que debes enseñar, guiar, proteger y dotar de cualidades que le permitan vivir en paz, ser autosuficiente, sentirse libre y …vivir plenamente.

Si logras ver ese tipo de persona con el transcurrir de los años, puedes darte por satisfecho… encontraste y aplicaste el codiciado manual para padres… y lo encontraste en tu interior.

Foto | Paternity leave

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...