Los niños que realizan tareas domésticas aumentarán su éxito en la vida como adultos

Según la autora del libro How to Raise an Adult (Cómo criar a un adulto), los niños que realizan tareas domésticas adquieren habilidades importantes que permitirán aumentar su éxito en la vida como adultos. Estas tareas les enseñan el valor del trabajo en equipo, del trabajo por el bien común, desarrollan la sociabilidad, la cooperación y otros valores que les permitirán ser más felices en un futuro.

Trabajo en la infancia

Según Julie Lythcott-Haims, experta de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y autora del libro How to Raise an Adult (Cómo criar a un adulto), los niños que realizan tareas domésticas aumentarán su éxito en la vida como adultos. Así lo explicaba en su intervención en una charla en TED (Technology, Entertainment, Design), organización sin ánimo de lucro que se dedica a difundir ideas dignas relacionadas con todo tipo de temas.

La experta comenta que si los niños no llevan a cabo tareas domésticas, los padres no se deberán sorprender si en un futuro tienen problemas para colaborar con otras personas en proyectos o trabajos. Según explica, no hay que absolver a los niños de tareas domésticas como hacer las camas, lavar los platos, barrer, etc., por el hecho de que sean niños, ya que con ello se les excluye de aprender lo importante que es la colaboración y contribución de cada miembro de la familia en la mejora de la calidad de vida de todo el conjunto.

Según comenta Julie Lythcott-Haims, la transformación de un niño a adulto diligente y con éxito, empieza con la realización de tareas que contribuyan al bienestar de la familia. Los niños que se educan realizando tareas saben reconocer en un futuro cuando alguien tiene problemas en una labor, ayudando y asumiendo el problema para solucionarlo. Toda esta información se basa en un estudio longitudinal sin precedentes, en el que se han analizado factores que contribuyen en la felicidad y realización humana. Según los resultados obtenidos, uno de los factores era precisamente la realización de tareas domésticas en la infancia como común denominador de las personas que en edad adulta eran más felices.

Con estas tareas los niños se dan cuenta de que forman parte de la familia, de un todo, no tratando exclusivamente sus necesidades sino las de todo el conjunto. La experta comenta que criar a un hijo podría asemejarse al cuidado de un bonsái, el pequeño árbol se poda lentamente dándole forma año tras año, hasta alcanzar un elevado grado de belleza que ha sido construida cuidadosamente. Aunque también explica que la comparativa no es del todo correcta, ya que los bonsáis son vulnerables ante pequeños cambios y tensiones, por lo que la comparativa se podría realizar con las flores silvestres, capaces de soportar diferentes inclemencias y terminar floreciendo mostrando su belleza.

En realidad se podría decir que se trata de una combinación de factores y que cada uno es importante en la formación de un futuro adulto, merece la pena escuchar su exposición en la charla TED que hemos conocido a través de este artículo.

Con las tareas domésticas se enseña a los niños a ser responsables, a trabajar en equipo, a desarrollar habilidades que les servirán para desenvolverse en un futuro y no hablamos precisamente de saber fregar los platos o barrer, sociabilidad, participación colaborativa, liderazgo, etc. Evidentemente los niños no harán este tipo de tareas como las harían los padres, hablando del grado de percepción, pero es algo que les beneficia y no debe preocupar que después los padres tengan que realizar la tarea de nuevo por no estar los resultados a su gusto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...