Las madres trabajadoras tienen hijos menos saludables

Relacción entre el mundo laboral de los padres y el sobrepeso y obesidad infantil

Según un estudio del Instituto de Salud infantil de la Universidad de Londres, las madres trabajadoras tienen hijos menos saludables. Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los datos aportados por 12.576 niños y sus madres en el Reino Unido.

Las madres rellenaron cuestionarios ofreciendo información sobre sus pautas laborales (si trabajaban a tiempo parcial o jornada completa), la dieta habitual de los niños, el consumo semanal de frutas, verduras, golosinas, comidas grasas, etc., la actividad física regular que realizaban los niños, si acudían al colegio caminando o en el autobús escolar, y el tiempo que los menores pasaban frente al ordenador, la videoconsola o el televisor entre otras cosas.

El estilo de vida y los hábitos alimentarios de los niños se pusieron al descubierto, los investigadores cotejaron los resultados con los datos relacionados con la vida laboral de sus madres y tuvieron en cuenta determinadas circunstancias que podrían alterar los resultados, el nivel socioeconómico y el nivel educativo de las madres, pero la conclusión seguía siendo la misma las madres trabajadoras tienen hijos menos saludables.

Las madres trabajadoras tienen hijos menos saludables, independientemente de si el trabajo que realizan es a tiempo parcial o a jornada completa. Según los expertos, aumentan los riesgos de consumir bebidas azucaradas o alimentos poco saludables entre horas, además de realizar menos ejercicio físico. Evidentemente cuando un progenitor está en el hogar, es más difícil que el niño pueda consumir alimentos o bebidas cuyo abuso no es recomendable para una dieta equilibrada, también es menos común que los niños pasen muchas horas frente al televisor. En el estudio se pone al descubierto que los niños de madres trabajadoras pasan dos o más horas al día frente al televisor, mientras que en los niños de madres no trabajadoras, el tiempo es inferior, lo que nos lleva a la conclusión de que en un hogar, la presencia de un progenitor es fundamental para mejorar la salud de los más pequeños y alejar problemas como el sobrepeso o la obesidad.

En el estudio se muestra que los niños de madres trabajadoras tienden a comer menos frutas y alimentos propios de una dieta saludable, también se pone de manifiesto que son niños que acostumbran a ir al colegio en autobús escolar o coche, contrariamente, los niños con madres que no trabajan fuera de casa suelen ir al colegio andando.

Hay que decir que los datos relacionados con la actividad laboral de los padres no se tuvieron en cuenta, ya que los hombres han sido quienes trabajaban desde siempre fuera del hogar, mientras que la introducción al mundo laboral de las mujeres es relativamente reciente, pero al margen de la figura materna en el hogar, el estudio muestra la importancia de la presencia de un progenitor en el hogar, ya sea la madre o el padre. Desgraciadamente esto es algo bastante complicado teniendo en cuenta la falta de conciliación laboral y familiar que existe en esta sociedad, ya que en muchos casos son los dos progenitores los que deben trabajan para poder sacar adelante el hogar.

En el sobrepeso y la obesidad infantil intervienen varios factores y que los niños no estén solos es uno de ellos, la relación que hay entre trabajo de los progenitores y la obesidad de los niños queda evidenciada con este estudio. Pero queda mucho que decir sobre este tema, ahora sería interesante realizar un estudio que cotejara la progresiva inserción de la mujer en el mundo laboral durante las últimas décadas y el crecimiento de los índices de obesidad infantil.

Puedes consultar los datos del estudio a través de la revista científica Journal of Epidemiology and Child Health.

Vía | BBC
Foto | Plougmann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...