Las 5 cosas que deberías hacer antes de quedarte embarazada

No importa la edad que tengas, lo primero es confirmar que tu cuerpo esté en condiciones para asumir un embarazo. Ve al médico, realiza los chequeos pertinentes y cambia algunos hábitos. Verás que pronto estarás a la espera de tu ansiado bebé.

Lo que deberías hacer antes de quedar en estado

Tener un bebé es motivo de ilusión para casi todas las mujeres, pero un embarazo saludable no solo requiere cuidados durante la gestación, sino también en la planificación previa. Entre las 5 cosas que deberías hacer antes de quedarte embarazada destaca el cambio de una serie de hábitos y la visita a un doctor para corroborar tu buen estado de salud.

Durante la revisión médica, es usual que el especialista te indique llevar una alimentación más sana y eliminar la ingesta de alcohol o cigarrillos. Asimismo, te sugerirá someterte a análisis generales de rutina para descartar afecciones como anemias, diabetes o hipertensión, las cuales deben ser controladas antes de concretar el embarazo.

Iniciar la toma de suplementos es otro punto importante, de cara a un periodo de gravidez sin mayores contratiempos. Entre los más recomendados destacan las vitaminas del grupo B y el ácido fólico, los cuales permiten al feto desarrollarse sin malformaciones graves, como la espina bífida, que impide la formación de la médula espinal y la columna vertebral.

Qué hacer antes del embarazo

Existen al menos 5 cosas que deberías hacer antes de quedarte embarazada para garantizar una gravidez sin contratiempos. Aunque los imprevistos están a la orden del día, estas recomendaciones te permitirán reducirlos al máximo y disfrutar del momento:

  1. Eliminar el alcohol y el tabaco: estos hábitos tóxicos producen gran cantidad de radicales libres en el organismo, que afectan procesos esenciales como la ovulación y la producción de espermatozoides. En este sentido, no solo es responsabilidad de la futura mamá, sino también del futuro papá.
  2. Hacer ejercicios indicados: si, las embarazadas suelen subir de peso, pero esto debe ser de forma saludable. Es vital asumir una actividad física regular, que puedas continuar realizando durante la preñez. Puedes realizar caminatas de 30 minutos o probar con el yoga, que favorece la elasticidad, mejora la postura y disminuye la sensación de fatiga.
  3. Cuidar la alimentación: Si tienes sobrepeso, antes de embarazarte es el momento ideal para bajar esos kilos demás. Acude a un especialista, que te indique una dieta, que cumpla con la cantidad de calorías que requieres. Esta debe incluir: carbohidratos, proteínas, minerales, grasas y vitaminas esenciales. Adicionalmente, ingiere mucha agua.
  4. Visitar al odontólogo: aunque la mayoría de los procedimientos dentales no están contraindicados, durante el embarazo notarás que tus encías se engrosan o que tu saliva es diferente. Conviene que hayas resuelto cualquier inconveniente antes de experimentar estos cambios.
  5. Chequear tus vacunas: verifica en tu calendario de vacunación que todas estén al día, especialmente la de enfermedades como la varicela o rubéola. De igual forma, con un examen de sangre es posible saber qué anticuerpos funcionan en tu organismo. Si no los has desarrollado, el médico te indicará si debes reforzarlos y los plazos seguir.

El momento justo

Aunque tu ginecólogo será el especialista indicado para dirigirte en este proceso, toma en cuenta que al abandonar las píldoras anticonceptivas o las inyecciones, los ciclos menstruales tardarán un poco en volver a la normalidad. Se sugiere esperar al menos dos periodos antes de ponerse en la tarea de buscar un bebé.

Asimismo, es ideal que estés atenta a tus días de ovulación, especialmente si tu ciclo menstrual es regular. Los días fértiles de una mujer son contados y los cuidados que se tengan antes de entrar en este proceso, aumentarán las probabilidades de quedarte embarazada.

Lo cierto es que un embarazo saludable es trabajo de equipo y la pareja debe comprometerse a realizar los cambios necesarios. Unos seis meses antes de iniciar la ansiada búsqueda, será el tiempo idóneo para que ambos se pongan a tono y eliminen malos hábitos.

¿La edad importa?

Esto depende de la pareja en cuestión y la madurez psicológica para afrontar la paternidad. Puede que una mujer joven considere no estar preparada para dar a luz, mientras que otra mucho mayor piense que no tendrá la suficiente energía para criar a un pequeñín.

Cada edad tiene sus pros y sus contras, pero conforme la madre es mayor, se incrementan los riesgos de anomalías cromosómicas y otras complicaciones. Es importante que se evalúen diversos ámbitos como la situación económica, la seguridad laboral, la posibilidad de adquirir una vivienda propia, incluso la situación real de la pareja antes de tomar esta decisión.

Sea cual sea tu postura, debes saber que el estrés será tu peor enemigo. Expertos coinciden en que los niveles de Alfa-milasa y Cortisol son mucho mayores en aquellas mujeres que tardan en quedar embarazadas o no lo logran nunca. Es esencial que te informes sobre alternativas para aprender a manejarlo.

Dicen que los humanos tardamos alrededor de 21 días en hacer de una nueva rutina un hábito. ¡Que tu esfuerzo lo valga! Haz lo posible por mantener una vida saludable no sólo antes, sino también durante y después del embarazo, para criar a tu retoño en un entorno más sano.

Para mayor tranquilidad, puedes efectuar test genéticos antes del embarazo para reducir los riesgos de enfermedades hereditarias. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...