La calidad de trabajo en España retrasa la maternidad

Las españolas son las mujeres que más esperan para traer al mundo a su primer bebé. La razón es la falta de empleos que ayuden a sostener la responsabilidad de la maternidad.

maternidad en España

Casi todos soñamos con formar una familia, tener hijos y un hogar hermoso donde criarlos. Sin embargo, tomar la decisión de procrear pareciera no ser una prioridad. Cada vez son más las personas que postergan la maternidad. Al menos en varios países de Europa es así, y obedece principalmente a una razón: la calidad del empleo disponible.

En España, por ejemplo, los ingresos de los jóvenes en edad reproductiva no son suficientes para soportar la carga de un integrante más al núcleo familiar. Los trabajos que hay no son estables, no alcanzan para cubrir los gastos necesarios, y las condiciones sociales no facilitan la llegada de un bebé. En pocas palabras, la situación laboral frena la ilusión de materializar un embarazo planificado.

La crisis económica atenta contra la maternidad

Aunque han mejorado las condiciones económicas de los españoles y disminuido los índices de paro, no ha ocurrido lo mismo con la calidad del empleo y-por ende-las circunstancias que favorecen la natalidad se han desvanecido. Similar situación enfrenta Italia.

Un 19,6% de los ibéricos no posee trabajo, de ellos el 44.4% son jóvenes entre 15 y 24 años de edad. Igualmente un 51,4% no tiene una jornada laboral completa. Sin duda, esto ha afectado la determinación de muchos de sumar integrantes al hogar.

Según estadísticas recientes, en 2015 la edad promedio de una mujer para tener su primer hijo fue de 31,9 años, la más alta de la Unión Europea. Esto venía ocurriendo en casi toda Europa, pero entre el año 2000 y 2010 se habían zafado de ese índice Grecia, Malta, España y Portugal, localidades que volvieron a verse afectadas en el lustro de 2010 y 2015.

Las primerizas más viejas están en España

Ser primerizas mayores de 30 años posiciona a las españolas en el primer lugar de la lista de las más viejas en concebir. La justificación es que lo piensan mucho más, pues desean brindar a su retoño todas las comodidades, y su situación económica no se los permite.

Otra realidad ocurre en los Países Bajos. En esa región tampoco hay buenos cargos laborales, pero al parecer eso tiene sin cuidado a los neerlandeses. Claro, ellos ganan unos 1551 euros, el doble de lo que perciben como salarió básico los españoles (826 euros).

En el país ibérico también se redujo la cantidad de niños por familia, a un promedio de 1,3. En esto coinciden con Chipre, Polonia y Portugal, donde el hijo único es mayoría. En Francia el número se ubica en 2.

Las nuevas tendencias laborales han tenido mucho que ver en esto, especialmente por la falta de sostenibilidad del sistema de pensiones. No obstante, según la Comisión Europea, responsable de varios informes presentados sobre este tema, la solución podría estar en el aumento de ofertas de empleos de calidad, en el ofrecimiento de servicios de guarderías para los niños, en el acceso a planes de vivienda y en la formación de los jóvenes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...