La adopción, nociones generales

adopcion, nociones generales

Los futuros padres adoptivos deben saber que en la adopción internacional siempre se mira, ante todo, el interés y la protección del menor adoptado.

Así, para poder llevar a cabo una adopción, las entidades públicas competentes, el juez que aprueba la adopción y las autoridades del país de acogida que confirman la sentencia extranjera tienen que tener el convencimiento que todo el proceso ha sido realizado bajo esa premisa (el menor ante todo).

  1. El menor tiene que haber sido previamente declarado “adoptable” por la autoridad pública.
  2. Los profesionales que intervienen en el proceso no recibirán una cantidad de dinero injustificablemente elevada por los servicios prestados.
  3. Dichos profesionales tienen que estar capacitados por su integridad, competencia, experiencia y responsabilidad. Y tienen que destacar por su ética, formación y experiencia en el campo.
  4. Las autoridades públicas competentes son las encargadas de todo. Los profesionales independientes solo pueden asesorar, informar y orientar en el proceso de la adopción.
  5. Los futuros padres adoptivos (los declarados “idóneos”) tienen que tener un informe con los datos del menor (nombre, datos médicos, etc) antes de consentir la adopción.

Todos estos términos legales lo único que intentan es proteger al menor que va a ser adoptado y evitar el  tráfico de niños. Hoy en día hay un problema muy grande con este tipo de tráfico y muchos países cierran sus puertas a las adopciones por miedo a dichas redes.

La duración del proceso de adopción varía según el país de origen del niño adoptado:

  • España: nueve años.
  • Países del Este: de ocho a veinte meses.
  • Hispanoamérica: de ocho a treinta meses.
  • Asia: de ocho a quince meses.

Para conseguir la idoneidad se tienen que pasar varias pruebas, primero rellenar varios (por no decir muchos) documentos, luego están las sesiones psicológicas para determinar si los padres están preparados para la adopción, una inspección del sitio en el que el niño va a vivir (tanto la casa, como la zona, como el resto de familia). Más concretamente, se tendrá que superar un informe psicosocial en el que contarán:

  1. La actitud y comportamiento durante las entrevistas.
  2. Perfil individual de cada uno de los solicitantes.
  3. Historia de la pareja y situación actual.
  4. Capacidades educativas.
  5. Estilo de vida familiar.
  6. Actitud hacia la familia de origen y el pasado del niño.
  7. Salud física y cobertura sanitaria.
  8. Situación económica y laboral.
  9. Características de la vivienda y su entorno.

Y añadir que, dependiendo del país de origen del niño, se tendrán en cuenta algunas de las exigencias de dicho país como por ejemplo, China no admite a padres adoptivos con sobrepeso, con alguna enfermedad, que hayan tenido alguna enfermedad que podría volver a resurgir (como cáncer), etc. y además, exige que se indiquen otros padres adoptivos (amigos o familiares) de la pareja con las mismas características por si a estos les ocurriera algo.

Así que los futuros padres serán examinados con lupa, pero no tienen que desesperarse nunca. Puede que haya épocas de alegría (os envían una foto del niño), épocas de tristeza (van a tardar unos meses más por problemas con el pasaporte), épocas de incertidumbre (en la nueva foto parece un poco flaco), épocas de desesperación (tormentas en la zona y no sabemos nada de ellos), pero es importante estar mentalizados y sobre todo tener en cuenta que tendréis que esperar mucho, pero luego tendréis todo el tiempo del mundo para esta junto a él.

Más información | Adopción.org
Foto | dolgikh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...