Hoy en día las mujeres eligen ser madres solteras

La reproducción asistida es una técnica por la que cada vez más mujeres optan cuando desean ser madres y no tienen un compañero sentimental. Recurrir a la clínica es válido si el hombre ideal no existe y la maternidad toca a la puerta.

madre soltera

Progenitores que no asumen su responsabilidad, divorcios, problemas domésticos y otras circunstancias desfavorables orillaban a las mujeres a criar a sus hijos en solitario, pero hoy en día no hace falta que algo malo suceda para que ellas decidan enfrentarse a esa experiencia sin el acompañamiento de una pareja. Con la reproducción asistida han tomado las riendas de su fertilidad, y eligen cuándo y cómo procrear.

Según cifras reseñadas por diversos diarios españoles, cada año cerca de 1500 féminas son madres solteras por elección (MSPE). ¿Por qué? Factores biológicos, imposibilidad para hallar a la persona adecuada y homosexualidad son algunas de las situaciones que las llevan a tomar esa decisión.

En esto la ciencia es su mejor aliada, pues pone a su alcance diversidad de métodos para que puedan cumplir el sueño de la maternidad cuando lo deseen, sin importar que tengan o no a un compañero sentimental.

Maternidad planificada

Su primer paso es localizar una clínica especializada en fertilidad y reproducción, donde se informan sobre las técnicas disponibles. Una vez seleccionado el procedimiento, se practican análisis de sangre y se inician algunos tratamientos hormonales que ayudan a aumentar la producción de óvulos en el ciclo menstrual, para así incrementar las posibilidades de gestación.

Ante la necesidad de que exista un donante de semen, el laboratorio suele seleccionar uno que sea compatible con la mamá, considerando su tipo de sangre, la raza y las características físicas y genéticas, entre otros detalles.

Queda claro que la donación en España tiene carácter de anonimato y que independientemente de la técnica escogida, se amerita que un óvulo, que también podría provenir de una donante, y un espermatozoide se unan para crear un embrión que será implantado en el útero.

Reproducción asistida

La inseminación artificial es uno de los procedimientos más empleados. Se habla que aproximadamente un 60% de las mujeres que recurren a una clínica de fertilidad logran quedar en estado mediante este método. Por lo general se recomienda a las damas primerizas, que no tengan dificultades para engendrar. Antes de su aplicación, los médicos realizan pruebas ginecológicas para corroborar que las trompas de falopio sean permeables para que los espermatozoides puedan entrar, pues es el método que más se asemeja a la fecundación natural. La operación se ejecuta sin anestesia y de forma ambulatoria en el consultorio.

El segundo método más demandado es la fecundación in vitro. Comúnmente se usa cuando la inseminación no da resultados positivos tras varios intentos. Su práctica es mucho más difícil o delicada. Para efectuarla se requiere extraer los óvulos de la madre y unirlos con los espermatozoides. Cuando se forma el embrión es cuando se llevan al útero.

Para extraer los óvulos se requiere realizar una cirugía menor y aplicar anestesia. Esta táctica también es más costosa que la inseminación. En España puede llegar a costar 6 mil euros, mientras que la otra ronda los 800 euros. En algunos países hay organismos que cubren los gastos, pero los requisitos son complicados y las beneficiarias tienen que cumplir con ciertos parámetros de edad y condición social.

Sea como sea, la reproducción asistida ha transformado la concepción de la sociedad sobre la maternidad. Actualmente ya no es mal visto ni cuestionado que las mujeres sean madres solteras. En sus manos está la preservación de su fertilidad, y la medicina les brinda opciones para ello.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...