Guía para comunicarse con el bebé

Un estudio realizado por el Instituto del Bebé Nuk y las Facultades de Psicología de las Universidades de Murcia, Valencia y la UNED, acaba de dar a conocer que es posible conocer hasta seis emociones diferentes de la expresión facial de los bebés, el miedo, el enfado, el asco, la tristeza, la sorpresa o la alegría. Gracias a este estudio se editará una Guía para comunicarse con el bebé.

Evidentemente, cuanto más mayor es un bebé más fácil lo tenemos los padres para conocer a través de su rostro algunas de las emociones que hemos mencionado, pero no resulta tan fácil cuando el bebé cuenta con tan sólo tres meses de edad. El estudio, que porta el título “Comunicación Gestual y Prosódica del Bebé”, se ha realizado con 43 bebés de edades comprendidas entre los 3 y los 12 meses, logrando identificar las características faciales y vocales relacionadas con cada estado de ánimo.

Ahora es posible saber por qué llora un bebé, por miedo, por dolor o simplemente porque está enfadado, como sabemos, es la comunicación la que permite reducir o aliviar la situación en la que se encuentre el bebé, no conocer el origen de sus lloros puede provocar que llore más todavía. Ese diálogo entre padres y bebés o entre los especialistas de salud y los bebés es posible gracias a la guía para comunicarse con el bebé que han elaborado los expertos y en la que explican y describen cada estado y las expresiones faciales asociadas a ellos.

Aunque este tipo de guías ya se habían desarrollado basándose en los niños y en los adultos, se trata de una novedad en el campo de los bebés. De momento no está editada, pero cuando lo esté, ofrecerá grandes ventajas tanto a los especialistas de salud que deben atender a los niños, como a los padres, ya que ese diálogo que hasta ahora no existía se hará efectivo. También podrá ser utilizada por todas aquellas personas que se encuentran en el entorno del bebé, la comunicación creada será un alivio para todos.

Otra ventaja añadida, sobre todo en los niños que tengan más edad, será que al conocer el posible motivo por el que lloran, conocernos si se trata de una rabieta de aquellas en las que a base de lloros pretenden salirse con la suya, no lo conseguirán y los padres o sus cuidadores sabremos cómo actuar, un paso en la educación que les enseñe que este no es el camino adecuado para conseguir las cosas.

Encontramos realmente interesante esta nueva guía si realmente es tan efectiva como auguran, un gran paso en la comunicación con los bebés más pequeños.

Más información | UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...