¿Es recomendable el aire acondicionado para los niños pequeños?

Es recomendable el uso del aire acondicionado en hogares donde hay bebés y niños pequeños pero con condiciones, se debe vigilar la temperatura para que sea un poco más baja que en el exterior, se debe encender sólo en momentos puntuales, apagarlo por la noche y también un rato antes de salir a la calle para que el cuerpo de los niños se aclimate mejor a las temperaturas que reinan en el exterior.

Uso del aire acondicionado

El verano es la estación del año con la que más disfrutan los niños, pero también es la que causa más problemas para descansar o dormir, las altas temperaturas se sufren de día y de noche, el calor provoca que los bebés y niños pequeños lo pasen mal, por ello muchos padres se preguntan si es recomendable el aire acondicionado para los niños pequeños. La respuesta es sí, pero con condiciones, un uso coherente y responsable de este recurso es fundamental para que no termine resultando perjudicial para los más pequeños.

Para empezar, hay que destacar que el aire acondicionado se asocia con los cambios bruscos de temperatura, en casa puede existir una temperatura agradable, pero en el momento en el que se deba salir a la calle se producirá un cambio de temperatura muy brusco, lo mismo ocurre en caso contrario. Si estamos en la calle y las temperaturas son elevadas, al entrar en casa gracias al aire acondicionado la temperatura es agradable, pero supone un gran cambio de temperatura que afecta especialmente a los niños.

Los niños están más expuestos en pleno verano a enfermedades propias del invierno, un resfriado, una bronquitis, irritación de las vías respiratorias, etc. Esto es causado por tener el aire acondicionado a una temperatura relativamente baja, por ejemplo 20 grados centígrados, aunque parezca una temperatura coherente, hay que tener en cuenta que en el exterior como mínimo se alcanzan los 30 grados centígrados, por lo que el cambio es muy brusco.

A la hora de usar el aire acondicionado se ha de procurar que la temperatura ambiental sea como mínimo de 25º C, así se reduce la excesiva variación de temperatura, es necesario utilizar un humidificador que permitirá tener una humedad relativa correcta en el hogar, lo que reducirá el riesgo de que las vías aéreas se irriten y se puedan producir algunas de las enfermedades antes comentadas. El aire acondicionado se ha de encender antes de ir a dormir y siempre teniendo en cuenta programar una temperatura ambiental algo inferior a la exterior.

Cuando se deba acostar a los bebés y niños pequeños, el aire acondicionado se debe apagar, la razón es que en el caso de los bebés, la temperatura corporal desciende y podría terminar sufriendo enfermedades respiratorias al enfriarse. El humidificador se debe utilizar a todas horas y procurando que mantenga una humedad relativa que no supere el 50%, recordemos que de este tema ya hemos hablado en anteriores ocasiones, un exceso de humedad favorece la aparición de hongos y la proliferación de otros organismos que afectarían a la salud de los más pequeños.

Al levantarse por la mañana hay que seguir las mismas pautas de conducta que a lo largo del año, ventilar las habitaciones y de paso refrescarlas, así podremos dejar de utilizar el aparato durante un buen rato. Otro punto importante a destacar es el mantenimiento del aire acondicionado, muchas personas se despreocupan, encienden y apagan el aparato sin que supervisen periódicamente sus filtros, lugar donde se acumulan elementos como el polvo, los ácaros, los hongos, etc. Por ello, cambiar periódicamente los filtros y limpiar bien el aparato es fundamental para garantizar el estado de salud de los niños ante la exposición al aire acondicionado.

Si tenemos planeado salir a la calle, un rato antes merece la pena apagar el aire, de este modo los niños y los adultos se aclimatarán, acostumbrándose mejor a las temperaturas del exterior. Si vamos a ir de compras con el bebé o con un niño pequeño, merece la pena recordar llevar siempre alguna chaqueta o ropa de abrigo, ya que en los centros comerciales el aire acondicionado puede provocar que pasen frío, lo que aumenta el riesgo de que sufran alguna enfermedad de las vías respiratorias. El aire acondicionado en el hogar debe ser un recurso utilizado de forma coherente, sólo cuando sea realmente necesario por las altas temperaturas, tenerlo encendido todo el día es contraproducente para la salud y también para el bolsillo.

Por cierto, os recomendamos retomar la lectura de este post, en el que os proporcionamos consejos para proteger a los niños del calor extremo, con consejos que os ayudarán a facilitar que los niños pasen el verano del mejor modo posible, y aquí podéis conocer más detalles sobre el uso del aire acondicionado en casa.

Foto | Omar Espinoza

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...