En España se reducen las ayudas a la maternidad

El poco apoyo que reciben las embarazadas españolas ha generado una merma en las tasas de nacimiento. He aquí un bosquejo de la situación

ayudas maternidad

Por inexistencia o incumplimiento de la legislación nacional, la maternidad parece haber sido relegada en la lista de prioridades del Estado. En España abundan las denuncias sobre el escaso apoyo que se brinda a las futuras madres, un problema que no solo atañe al grupo familiar sino a la población en pleno que, aunada a su crisis económica y a la reducción de servicios públicos, se va quedando sin generación de relevo.

La salud reproductiva, el aborto y el cuidado de los hijos, han sido dejados a discreción única y exclusiva de los hogares, sin el celo de las leyes o la mirada del Estado, lo que ha comenzado a crear un caos demográfico. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el país nacen 1,3 hijos por mujer, cuando para garantizar el reemplazo generacional se requieren dos o más hijos por cada una. ¿Qué efectos tendrá esto a mediano o largo plazo? Una sociedad irremediablemente envejecida.

Ayudas a la maternidad

Por suerte existen iniciativas como la Fundación Red Madre, que desde hace diez años aproximadamente se dedica a orientar y asistir de forma gratuita a las mujeres para que tengan a sus hijos y puedan optar a las pocas ayudas que ofrecen los organismos públicos y/o empresas privadas, alegando que toda mujer necesita sentirse acompañada y contar con los recursos materiales para la manutención de sus hijos durante los primeros meses de vida, o hasta tanto ella pueda gestionarla por modo propio. Tareas como estas evitan la alta incidencia de abortos y la mortalidad de infantes, al tiempo que contribuyen a la cristalización de de los núcleos familiares.

Maternidad ¿Deber del Estado?

Tal vez despertando a la realidad, el gobierno gallego ha comenzado a promover ayudas fiscales a las familias con hijos y la creación de casas nido, gestiones que deberán ser completadas con el aumento de los recursos en cada una de las comunidades autónomas, en muchas de las cuales ni siquiera existe una partida a favor de la maternidad. Son críticos -por ejemplo- los casos de Asturias, Islas Canarias, Cataluña y Madrid, donde la tasa de abortos es alta.

Por donde se mire, las contribuciones por nacimiento son casi nulas. En Galicia la media es de 618 euros por hijo al nacer, mientras que en Cantabria solo se ubica en 389 euros. Pero si se evalúan los montos de ayudas a las embarazadas vulnerables, el panorama es más desalentador: Galicia (91 euros), Castilla de León (26 euros) y País Vasco (19 euros) por media anual, según datos de una investigación hecha por Red Madre, publicada recientemente en el diario ABC.

Sin embargo, no se trata solo de fomentar la natalidad para mantener el estándar demográfico, la situación va más allá. Se trata de proteger a las embarazadas y servirles de sostén en situaciones difíciles, para que puedan ejercer su maternidad, y la sociedad tenga simientes fuertes para la formación de valores para la vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...