El llanto del bebé altera patrones cerebrales en las madres deprimidas


Muchas personas no se explican como algunas madres pueden sentirse tan poco tolerantes ante el llanto de sus bebés recién nacidos al punto de manifestar grandes cambios de humor, o tener que salirse del cuarto, cuando otras en cambio acuden de forma inmediata a consolar y atender a su pequeño, lo cierto es que tiene una causa meramente cerebral.

Las madres que sufren de depresión responden de forma diferente al llanto de sus pequeños en comparación con aquellas que no lo están, dado que el llanto del bebé altera patrones cerebrales en las madres deprimidas. Es sumamente normal que un pequeño llore ya que es su forma de comunicarse y manifestarse, pero la reacción de su madre puede afectar su desarrollo seriamente.

Se sabe entonces que el llanto del bebé altera patrones cerebrales en las madres deprimidas gracias a un estudio que realizó el equipo de Jennifer C. Ablow, de la Universidad de Oregón, y Heidemarie K. Laurent, ahora en la Universidad de Wyoming, trabajó en el escaneo de los cerebros de un total de 22 mujeres utilizando para ella resonancia magnética funcional por imágenes, conocido como fMRI, en todos los casos madres primerizas cuyos bebés tenían unos 18 meses de edad.

En reglas generales las respuestas cerebrales de las madres sin depresión al escuchar el llanto de sus niños manifestaban cambios en ambos lados de las áreas paralímbicas laterales del cerebro, así también como en el tálamo, el mesencéfalo y el estriado, entre otras regiones cerebrales. Se comprobó entonces que las madres no deprimidas activaron con mayor fuerza la zona cerebral que incluye el núcleo accumbens y el caudado, además del tálamo medial, áreas que están asociadas con el procedimiento de las sensaciones de motivación y de recompensa.

De forma independiente se realizó una comparación con aquellas madres que se consideraban a si mismas deprimidas en el momento de someterse al escaneado. mostrando una menor actividad cerebral prefrontal, en la corteza cingulada anterior, al oír el llanto de sus pequeños, una región cerebral que está asociada con la capacidad de evaluar información como también de planificar y regular una respuesta a las señales emocionales.

Se supo entonces que el llanto del bebé altera patrones cerebrales en las madres deprimidas, y como primer conclusión se ha analizado que la depresión puede tener efectos a largo plazo en las relaciones de la madre con su bebé al alterar la respuesta de la madre ante las señales emocionales de su hijo. Al respecto los especialistas comentaron:

“Una madre que sea capaz de procesar la información pertinente y actuar con arreglo a ésta, tendrá una interacción más sensible con su bebé, lo que, a su vez, le permitirá a éste desarrollar sus propias capacidades de regulación”…”Algunas madres son incapaces de responder de forma óptima ante las señales emocionales de su bebé. La respuesta emocional de la madre requiere la coordinación entre múltiples sistemas corticales y subcorticales del cerebro”.

Vìa | Noticias de la ciencia
Foto | I should be foldin laundry de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...