El divorcio no es excusa para dejar de ser padre

La ruptura de una pareja con hijos debe ser afrontada con sabiduría para no afectar negativamente a los niños. Se puede cumplir perfectamente con el rol paterno así las circunstancias sean distintas

No te divorcies de tu hijo

Para los hombres puede ser mucho más difícil asumir el rol de papá tras una separación, pero el divorcio no debe ser una excusa para dejar de ser padre. Estadísticas afirman que cada vez son más las familias divorciadas o que solo cuentan con un papá o una mamá en casa. Los niños necesitan de la figura de ambos. Aunque la situación sea diferente a la tradicional, existen formas de mantener los lazos unidos.

Según lo acordado tras la ruptura, la custodia de los hijos puede ser compartida o exclusiva. Incluso, cada día hay más papás que crían a sus peques en solitario. Lo cierto es que lo primero que hay que entender, es que el divorcio es entre los cónyuges y no entre los hijos. Privarlos de la figura paterna es contraproducente. El cariño y la atención que se prodiga a los chicos no son negociables.

Aunque la tarea resulte complicada no es imposible. Existen formas de proteger a los pequeños de todo lo que conlleva una separación. Por el bienestar de ellos, lo ideal es evitar las confrontaciones e involucrarlos. Tratar los asuntos de pareja, entre la pareja y no en presencia de los menores. Igualmente, es necesario buscar ayuda psicológica para obtener herramientas que favorezcan la convivencia.

Que el divorcio no sea una excusa para el abandono

Por más mal que se sientan los adultos tras la ruptura, a la hora de estar con sus hijos hay que enfocarse en ellos. Tomar el papel de víctima, manifestar ira o negatividad ante los peques debilitará la imagen que ellos tienen de papá. Los chicos requieren sentirse seguros, y ver a su padres asumir con fortaleza la situación les dará el ejemplo que necesitan. Hablar con ellos sobre un futuro optimista y positivo, aliviará sus preocupaciones.

Igualmente, no se deben dejar de lado las normas y valores que se han inculcado en el entorno familiar. El ejemplo, como siempre, será la mejor forma de proveerles hábitos y conductas positivas. De nada vale, por ejemplo, querer que los hijos se habitúen a la lectura, si nunca ven a papá o mamá leyendo. Si la custodia es compartida, hay que tratar de educarlos como lo venían haciendo. No hay que dejarle la responsabilidad a la madre (la que generalmente queda a cargo).

Otro error común es hablar mal de la pareja. No importa en qué condiciones se dio el rompimiento o quién tuvo la culpa. Eso no es problema de los chicos. Si la relación no funcionó, por el motivo que sea, no se debe intentar por en contra a los niños de su madre o viceversa. No es que se le debe halagar, sino respetar. Evitar mencionar al otro es lo mejor y si los niños hablan sobre ella o él escucharlos y no emitir juicios.

Una nueva vida

Muchos hombres creen que ahora deben asumir el papel de amigos y no de padres. Si les toca quedar con ellos los fines de semana, se limitan a pasar momentos divertidos o romper las reglas de caso o comer lo que les provoque. Ellos necesitan un papá y no un compinche. Hay que mantener el rol que se tenía en casa.

El tiempo que les dedican también debe ser de calidad. Crear nuevas experiencias o momentos positivos, alegres y formadores de conducta es vital. Que esta nueva vida sea encarada con optimismo y como una forma distinta de relacionarse, pero sin vacíos emocionales. No hay que dejar de compartir días especiales, como el cumpleaños, actos del colegio, partidos deportivos o eventos culturales.

Si se consigue una nueva pareja hay que estar seguros de que sea una relación seria antes de presentársela a los hijos. Ellos necesitan estabilidad. Tampoco se debe imponer el cariño. Serán ellos, los niños y la novia (o) quienes deberán conseguir que funcione la relación. No está demás aplicar estos tres consejos para explicar el divorcio a los más pequeños.  

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...