El ABC de la salud del niño

En la infancia pueden aparecer afecciones que no siempre se saben enfrentar. Aunque siempre se debe buscar ayuda médica, es bueno documentarse sobre las enfermedades más comunes.

Atención a la salud de tu hijo

Los niños están expuestos a múltiples enfermedades o padecimientos, a los que los padres deben hacer frente. Cuando aparecen síntomas como dolor, malestar, dificultad de movimiento o lesiones, sin causa aparente ¡Algo sucede! Para saber qué hacer es conveniente conocer el ABC de la salud del niño.

Una infancia libre de afecciones incide en la calidad de vida del futuro adulto. Mantenerlo sano garantiza su desarrollo físico, mental, emocional y social. De allí la necesidad de prevenir y tratar eficazmente las patologías desde sus primeros años, hasta la llegada de la adolescencia. De lo contrario, podrían haber secuelas que lamentar.

Si te estás estrenando en el rol de padre, es bueno que sepas que las enfermedades más comunes en los pequeños son las producidas por virus o bacterias. Ocasionan infecciones respiratorias y también problemas estomacales. Gracias al avance de la ciencia y a la creación de vacunas, muchos cuadros víricos se pueden evitar. Las vacunas refuerzan las defensas del niño y previenen males mayores.

Vigila la salud del niño

Los padres son los primeros en detectar cuándo algo está mal en la salud de sus hijos. Sin embargo, no todas las enfermedades se manifiestan con síntomas reconocibles. Especialistas recomiendan las visitas al pediatra y las revisiones médicas periódicas, para prevenir o tratar a tiempo las anomalías.

Acude con tu niño al médico siempre que presente fiebre mayor a 38.8 °C y dificultad para respirar, producto de alergias, intoxicación o ahogamiento. Atiende a lesiones o fracturas por accidentes, evacuaciones abundantes con presencia de moco o sangre. Y no desestimes la rápida pérdida o ganancia de peso.

Hay afecciones crónicas degenerativas para las cuales no existen vacunas, pero que pueden ser prevenidas o controladas tomando medidas saludables. Mantén al niño bien hidratado, con agua natural, bebidas con electrolitos o leche materna, en el caso de los menores de seis meses. Una dieta equilibrada y actividades físicas acordes a su edad, tu afecto y una adecuada limpieza, harán el resto.

Un abecedario a considerar

Ante un inconveniente de salud es posible que los nervios afloren, pero hay que mantener la calma y actuar lo más rápido posible. Informarse sobre los padecimientos frecuentes es la mejor arma de defensa. Por ello, te presentamos el ABC de la salud de los niños que todo padre debería manejar.

  • Accidentes. Quizás no todos los padres saben qué hacer frente a los accidentes, ahogamientos, traumas, fracturas o hemorragias. Es normal. Sino se tiene el conocimiento de cómo atender la emergencia, hay que acudir inmediatamente a quienes puedan prestar la ayuda necesaria.
  • Acetona. El mal aliento en los niños producido por la sustancia llamada acetona, no es una enfermedad. Es más un mecanismo de defensa producto del desorden metabólico y-por fortuna-desaparece durante los primeros años.
  • Acné. La inflamación de las glándulas sebáceas en frente y mejillas produce en los niños fuertes dolores y molestias. Algunos les llaman abscesos para diferenciarlos del acné en los adolescentes. De cualquier forma, deben ser corregidos para evitar otros problemas en la piel. Sirve utilizar jabón suave y no manipular los granitos.
  • Aerofagia. Con frecuencia los niños se llenan de gases y sufren de eructos, dolores abdominales y, algunas veces, molestias en la zona torácica. También se pueden sentir hinchados e incómodos. En los más pequeños funciona darles ligeros golpes en la espalda o masajes en la barriga mientras están sentados. Pero ten en cuenta que la aerofagia puede prevenirse mejorando los hábitos alimenticios.
  • Anginas y faringitis. Evitar los cambios bruscos de temperatura, ambientes húmedos y cerrados, abrigar bien al niño y ventilar a diario las habitaciones en las que se desenvuelve, ayuda a evitar enfermedades. Cuando la mucosa de la faringe se inflama, aparecen los dolores de garganta, irritaciones y fiebres. Amígdalas inflamadas dan lugar a las llamadas anginas.
  • Asma. Es una enfermedad crónica común en los niños y generalmente sus síntomas empeoran durante la noche, por lo que hay que estar atentos. La dificultad respiratoria es provocada por la inflamación de los bronquios, produce tos y sensación de ahogo. No se cura, pero puede ser controlada con tratamiento médico de alivio rápido como los inhaladores y/o de acción prolongada como los broncodilatadores.
  • Bronquitis. Es casi siempre viral y lleva a muchos niños al centro de salud. Inflama los bronquios creando dificultad para respirar, tos seca, náuseas, cansancio, debilidad… Su diagnóstico debe ser dado por un médico y se controla con la administración de fármacos broncodilatadores y antibióticos. Los padres pueden suministrar líquidos que ayuden a la fluidificación de los mocos. No se recomienda dar al niño jarabes para la tos automedicados.
  • Catarro. Especialmente en la época de frío aparecen los resfriados, abundante mucosidad, congestión nasal y tos ¿Qué hacer? No bombardear al niño con medicamentos que, además de ser inútiles para la cura del catarro, tienen efectos adversos en la salud. Lo convenientes es calmar la fiebre, quizás lavar la nariz con dieron fisiológico si está muy congestionado. También mantenerlos bien hidratado con agua y zumos de frutas y verduras. Los síntomas desaparecerán sin hacer mayor esfuerzo.
  • Cólico de lactante. Los gases generan molestias que desatan el llanto de los bebés. Algunos confunden esa “queja” con hambre y le proporcionan más alimento, haciendo que el panorama empeore. Unos masajes suaves en el vientre, unos pequeños golpes en la espalda y unos dóciles movimientos en las piernas, podrían hacer que expulse los gases y la irritación desaparezca.

Todo niño tiene derecho a llevar un estilo de vida saludable que incluya buena alimentación, consumo de agua potable, higiene y acceso a servicios médicos que garanticen su adecuada formación y crecimiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...