Despedida de una fundación de ayuda humanitaria por estar embarazada

Despido por embarazo

Aunque el despido durante el embarazo está prohibido expresamente por el Estatuto de los Trabajadores, un estudio de la Fundación Madrina ha revelado que el 25% de las mujeres que se quedan embarazadas son despedidas en España, cifra que se incrementa hasta el 50% cuando la madre pide jornada reducida tras el parto para reincorporarse a su puesto de trabajo.

En esta situación se encuentra Sarah Youx, despedida de una fundación de ayuda humanitaria por estar embarazada. Sarah, francesa de 26 años y residente en Barcelona, trabajaba en la Fundación G3T, organización dedicada a la cooperación al desarrollo mediante la construcción de infraestructuras educativas y sanitarias en Burundi.

Tal como relata Periodismo Humano, durante el proceso de selección Sarah tuvo que contestar a “preguntas muy personales” sobre “si tenía pareja, a qué se dedicaba éste, si tenía previsto tener hijos…” Preguntas que en palabras de Conrado Giménez, presidente de la Fundación Madrina, son ilegales porque “atentan contra el derecho fundamental a la intimidad”.

Tras un mes de prueba en el que desempeñó su trabajo satisfactoriamente, Sarah dio la noticia de que estaba esperando un bebé. Una semana más tarde, desde Recursos Humanos le avisaron de que su trabajo “no cumplía con las exigencias de la Fundación y que a partir de ese momento estaba despedida.” También le dieron un documento para que lo firmara, donde constaba que era un despido improcedente y que ella estaba conforme con el mismo. Como medida de presión, añadieron que para cobrar el salario y el finiquito tenía que firmar los documentos, cosa que ella se vio obligada a hacer.

Después de lo ocurrido, Sarah acudió al sindicato CNT, donde le informaron de que se trataba de un despido ilegalpor estar embarazada y que, por tanto, tenían que readmitirla. En estos momentos, el caso de Sarah está en manos de sus abogados, que confirman que sin duda se trata de un despido ilegal.

Que “esto pase en Barcelona en pleno siglo XXI” es algo que ni Sarah ni ninguno de nosotros todavía puede creerse.

Vía | Periodismo Humano

Foto | NIOSH

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...