Cuidado con las camas elásticas para niños

A la hora de elegir una cama elástica para instalarla en el jardín, merece la pena adquirir un modelo de calidad que cuente con protecciones y refuerzos, así como con todos los certificados de seguridad obligatorios. A pesar de ello, es importante que el niño siempre esté acompañado de un adulto cuando la utilice para evitar que se pueda cometer una imprudencia.

Camas elásticas

Las camas elásticas suelen captar la atención de los niños, parecen sentir un impulso irresistible hacia ellas y quieren saltar, prueba de ello son las ferias que se instalan en las ciudades con motivo de las fiestas de verano, la atracción de las camas elásticas siempre tiene una cola de niños deseosos de saltar en ellas. El caso es que una vez que los niños las prueban piden tener una en casa. Claro, los que viven en una casa con jardín tienen más posibilidades de que los padres se la compren y quizá, de paso, las utilicen también ellos.

Pero hay que tener cuidado con las camas elásticas para niños, el riesgo que encierran es mucho más serio de lo que parece, se han realizado estudios en Estados Unidos (país donde estos artículos a nivel doméstico proliferaron significativamente) para conocer el número de lesiones que provocaban anualmente. Según los datos recopilados por la Academia Americana de Pediatría a través de los servicios de urgencias, el número de lesiones superaba las 100.000 anuales, por lo que se concluye que muchos modelos de camas elásticas domésticas no son seguras, sobre todo, por la falta de supervisión de un adulto.

En este estudio se analizó el contexto en el que se produjeron las lesiones según el rango de edad y su gravedad, parece ser que el mayor número de lesiones se producen cuando hay varios niños jugando y todos quieren saltar a la vez y sin la supervisión de un adulto. Las lesiones son de todo tipo, desde una torcedura de tobillo, hasta casos de tetraplejia, la mayoría son causadas por intentar llevar a cabo un salto mortal y sufrir una caída fuera de estos aparatos.

Desde hace varios años la Academia Americana de Pediatría desaconseja que se instalen este tipo de juguetes a nivel doméstico, ya que no cuentan con las protecciones o con el tamaño que tienen las que podemos encontrar en las ferias. A raíz de este tipo de problemas, los fabricantes empezaron a desarrollar camas elásticas domésticas mucho más resistentes y más fiables, tienen un marco de acero galvanizado, por lo que son aptas para exterior y desaparece el riesgo de oxidación, integran mayores protecciones en los muelles que tienen cobertura de zinc de alta calidad, estabilizadores que mantienen siempre las almohadillas en su sitio, etc.

Estas camas elásticas nada tienen que ver con las que se comercializaban hace unos años, pero a pesar de todas las mejoras, siguen siendo un riesgo, incluso si tienen una red de seguridad, por ello, para minimizarlos, lo mejor es que siempre que el niño quiera utilizar la cama elástica esté presente un adulto que supervise el buen uso de este trampolín de salto, evitando que salten más de uno a la vez o que comentan alguna otra imprudencia.

Por tanto, si este verano estáis barajando la idea de comprar una cama elástica, merece la pena buscar aparatos de calidad y evitar las camas elásticas que se ofrecen como auténticas gangas, ya que lo barato termina pasando factura. Si realizáis una búsqueda de camas elásticas en Google podréis ver modelos similares a precios que varían significativamente, en estos casos hay que comprobar la calidad de los materiales, con que tecnología se han fabricado, las protecciones que integran, la altura a la que se instalan desde el suelo, el grado de estabilidad y los certificados de seguridad que les acompañan.

Foto | Camaselasticas.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...