Consejos para evitar que los niños se rasquen cuando tienen la varicela

Hoy queremos comentaros algunos consejos que merece la pena seguir para evitar, o al menos reducir, el riesgo de que los niños se rasquen cuando tienen la varicela. Son consejos que proporcionan los especialistas médicos y que serán de gran ayuda para mejorar las condiciones de los niños que pasan esta enfermedad.

varicela

Sobre la varicela hemos hablado en varias ocasiones, se trata de una enfermedad de carácter infeccioso que se caracteriza por la aparición de unas lesiones con forma de vesículas rodeadas por un halo rojizo que suelen ser molestas porque producen picor. A los niños se les aconseja que no se rasquen, pero lo cierto es que resulta complicado soportar el picor, si se rascan y arrancan las costras cuando estas vesículas se secan, las heridas se pueden infectar aunque lo más significativo son las cicatrices que pueden quedar.

Antes o después se terminará inmunizando a todos los niños contra la varicela gracias a la vacuna, pero de momento siguen produciéndose casos y por ello, será interesante prestar atención a estos consejos para evitar que los niños se rasquen cuando tienen la varicela, proporcionados por especialistas médicos. Básicamente son medidas que ayudan a reducir las molestias del picor y con ello, el riesgo de que los niños se rasquen.

Las prendas de vestir deben ser holgadas y de algodón

Algunas prendas de vestir pueden provocar el incremento de los picores, es el caso de las prendas confeccionadas con tejido acrílico, la opción más recomendable son las prendas de algodón. Se trata de un tejido suave, natural y generalmente sin la presencia de productos químicos, permite la transpiración, es hipoalérgico y no irrita la piel. Hay que añadir que es interesante no abrigar mucho al niño y que esté lo más fresco posible, ya que el calor y el sudor incrementarán el riesgo de picores.

La cama debe ser fresca

A la hora de dormir es importante que los niños duerman con pijamas de algodón que sean holgados y sin que estén muy arropados, es necesario que estén relativamente frescos. Con ello evitaremos el acaloramiento y el sudor, por lo que el riesgo de que se rasquen se minimiza. A ser posible es preferible utilizar sábanas de algodón que al entrar en contacto con las partes descubiertas de la piel no puedan provocar picores.

En el baño se deben utilizar jabones neutros

El baño es importante en los niños que tienen varicela, la razón es que es una manera de limpiar la piel y evitar que se puedan producir infecciones. Pero estos baños se deben realizar en unas condiciones concretas, deben ser cortos para reducir el riesgo de reblandecimiento de las lesiones resultantes de la varicela, y con agua poco caliente pero a una temperatura agradable para los niños. En lo relativo a los productos de higiene, se recomiendan los jabones neutros para evitar la irritación de la piel y en poca cantidad.

También se recomiendan productos antisépticos para reducir el riesgo de infección, y productos antipruriginosos, productos que inhiben el prutrito ayudando a reducir los picores y mejorar las condiciones de los niños. Una vez finalizado el baño, es necesario secar la piel sin arrastre, el procedimiento se debe realizar mediante contacto de la toalla con la piel.

Cuidado con la sabiduría popular

Como suele ocurrir con muchas enfermedades, existen algunos remedios caseros e incluso proporcionados por medicinas alternativas, que son recomendados popularmente pero sin ningún respaldo científico. Lo mejor es pedir consejo al especialista médico o al farmacéutico, ya que existe un amplio abanico de productos farmacológicos con aval científico que ayudarán a “amortiguar” los efectos de la varicela.

Tener manos y uñas limpias

Dado que existe riesgo de que los niños se rasquen, es muy importante que tengan las manos y las uñas limpias para evitar que puedan infectarse las heridas en el caso de rascarse. A esto hay que añadir que las uñas deben estar bien cortas, ya que se reduce el riesgo de provocar lesiones en la piel. En algunos casos, a pesar de adoptar las distintas medidas enunciadas, el picor no termina por calmarse, en este caso es preferible acudir al pediatra para que realice un examen y recomiende el tratamiento más adecuado para reducir el picor.

Como decíamos, en un futuro a corto o medio plazo la vacuna de la varicela ayudará a que esta enfermedad deje de ser una molestia y un riesgo para los niños. La varicela es una enfermedad más peligrosa de lo que muchos padres pueden creer, no es una patología pasajera que se debe pasar como si se tratase de un resfriado. Cada año se producen varios cientos de ingresos hospitalarios por esta causa y en casos puntuales pueden desencadenar en la muerte, de ahí que se deba agradecer la vacuna.

Foto | varicela vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...