Cómo trabajar en casa con tus hijos sin perder la concentración

No es una tarea sencilla pero que podrás lograrlo con estos consejos y trucos que te damos

Trabaja en casa con tu hijo sin perder la concentración con estos trucos

Aquí vas a conseguir los mejores consejos prácticos para teletrabajar con niños en el hogar. Hemos juntado unos consejos prácticos para salir airoso del teletrabajo con los más pequeños, a partir de la experiencia de organizaciones norteamericanas.

Muchas son las personas que actualmente se sienten agobiadas por no tener cómo hacer ante esta situación, pero, ¡tranquilo!

Trabajar en casa es una ventaja, pero debes tener tiempo para cada cosa

La 1era norma es comenzar muy temprano. En el fondo, con los niños en casa sin ir al colegio, y el hecho de no tener que irse para ir al trabajo, el madrugón no resulta tan complicado.

Por lo tanto, es apropiado levantarse un poco antes, mientras los pequeños aún duermen, y comenzar a trabajar en alguna de las actividades previstas para la jornada, o bien aprovechar este lapso de tiempo para ponerse al día de las asignaciones que quedaron pendientes el día anterior.

1 – Flexibilidad: pueden acontecer imprevistos

Cuando se trabaja en el hogar con niños jugando alrededor, es necesario ser flexibles y saberse gestionar. Lo mejor y más recomendable es hacerse un plan de trabajo claro, con la finalidad de aprovechar el tiempo al máximo.

Pero, hay que ser sensatos de que una emergencia por una pelea entre hermanos, por ejemplo, siempre puede acontecer, y hay que enfrentarla enseguida, aunque esto envuelva un leve cambio de planes.

2 – Una siesta para apaciguar los ánimos

Para que el ambiente se encuentre y mantenga más calmado y los niños sobrelleven mejor el confinamiento, la siesta para luego de comer es indispensable. Así pues, ver un ratito de comiquitas en la tele o irse a dormir temprano son cosas que pueden ayudar a los padres a disponer de más tiempo y rendir mejor.

En todo caso, los padres también deben recortar un poco de tiempo para estar relajados y desconectar de las obligaciones.

3 – Trabajar en casa significa turnarse

Si tanto el padre como la madre están teletrabajando, lo mejor es fijar los concernientes trabajos por turnos, con un reparto de las asignaciones de asistencia a los hijos, teniendo presente las necesidades y los deberes de cada trabajador.

De esta manera, por ejemplo, la madre de los niños puede trabajar más por la mañana, y el padre, por la tarde, o viceversa, de forma que siempre haya 1 de los 2 disponible para los pequeños de la casa.

Actividades que puedes emplear

Para envolver a los niños en este proyecto de cohabitación y colaboración, está claro que tenemos que prometerles algún incentivo. Claramente, no se trata de regalos físicos ni objetos, sino de promesas de momentos de calidad en familia, que llegarán si los niños dejan a mamá y a papá el tiempo necesario para que culminen sus tareas.

Una peli con palomitas puede ser una de las mejores recompensas para tus hijos, esto les da una sesión de cocina juntos o una lucha de cojines en el salón son aptos para lograr un poco de concentración.

En cuanto a cómo mantener a los pequeños ocupados mientras se trabaja, hay muchas posibilidades.

  1. Para los más pequeños, se pueden hacer unas bolsas de tela o unas cajas en las que se pueden añadírseles muchos juguetes variados, y que se le entregarán cuando se requiera un poco de tranquilidad, solicitando al niño que vaya llevando los objetos de la caja de uno en uno, y que juegue con los mismos.
  2. La tecnología puede ser una buena opción para ustedes como padres teletrabajadores, no tanto por confiar el cuidado de los pequeños a los ordenadores y los móviles, sino porque los podcast y los audiolibros que los chicos pueden escuchar en el mueble son muy encantadores para ellos.

¡Lo mejor es compartir los espacios!

Lo mejor es que no nos encerremos en una habitación distinta, sino instaurar un espacio para compartir, en la sala, por ejemplo.

La madre o el padre trabajan con el ordenador en una mesa, los pequeños juegan entre los sillones, el sofá o la alfombra … Un rincón especial, con telas de colores donde colocar sus juguetes preferidos se puede volver en el espacio de juegos para los chicos que son más pequeñitos.

Y para los mayorcitos, que saben leer y hacen algunas de sus cosas, pueden sentarse en la misma mesa que los padres y dedicarse a su propias tareas. Puedes dejar que te ayuden a listar nombres y números o a ordenar de manera alfabética las facturas o las carpetas también puede ser una manera de hacer que se sientan útiles y capaces.

Por último, no hay que olvidar que en una jornada laboral compartida también debe haber lugar para las pausas agradables, como tomar un café (los adultos), que puede ser el break de la leche o la fruta para los más pequeños, además de añadir un poco de juego a medida mañana.

En el fondo, se trata de una manera de descubrir que trabajar desde casa y reír con tus hijos en el salón entre una asignación y otra puede ser muy divertido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...