Cómo elegir una cuna segura

La cuna es uno de los lugares en los que el bebé pasará buena parte del tiempo sin una atenta y constante vigilancia de los padres, por ello se han de extremar las precauciones y comprar una cuna que cuente con la certificación comunitaria en materia de seguridad infantil. Aquí os proporcionamos algunas especificaciones para elegir una cuna segura, así como consejos para mejorar la seguridad del bebé.

Seguridad de las cunas

Hace algún tiempo os hablamos sobre cómo debe ser una habitación infantil segura, realizábamos un repaso general resumido sobre la seguridad del suelo, la pared, la iluminación, los muebles, las cortinas, etc. Hoy, concretando un poco más y atendiendo a la llegada del bebé al hogar, vamos a hablar sobre cómo elegir una cuna segura, uno de los espacios en en el que pasará buena parte del tiempo, y sin embargo, no cuenta con una constante supervisión de los padres.

Para empezar, a la hora de elegir una cuna es necesario que cuente con los certificados de la UE que garantizan que ha superado las pruebas en materia de seguridad infantil, esto es algo que en ocasiones se olvida a la hora de mirar y elegir una cuna. En el caso de tratarse de una cuna de segunda mano, será necesario saber si en su momento superó la inspección (buscando marca y modelo) y después realizar una inspección minuciosa, para comprobar que no tenga ninguna anomalía o defecto.

El colchón debe ser firme y adecuado para el peso del bebé, debe quedar encajado entre los laterales de la cuna sin dejar oquedades. Los barrotes deben situarse a una distancia máxima de 6’5 centímetros, evitando que el bebé pueda introducir la cabeza entre ellos. Si se trata de paneles laterales cerrados, éstos deben ser lisos y no tener cantos o rebordes embellecedores que podrían lastimar al bebé.

Algo que se suele utilizar habitualmente en las cunas son los protectores, unas piezas similares a almohadillas que se colocan en toda la zona que bordea la parte de la cuna donde está la cabeza del bebé. Da la impresión de que estas protecciones pueden proteger de las corrientes de aire o de los golpes contra los barrotes, sin embargo, los expertos apuntan que no existen evidencias de que puedan proteger de lesiones graves. Por el contrario, se considera que suponen un riesgo de asfixia ante la posibilidad de que el pequeño pueda quedar de algún modo atrapado en estos protectores, por lo que se recomienda no utilizarlos.

Con respecto a la altura, una cuna debe tener 66 centímetros de altura contando desde la parte superior del colchón, además se debe poder ampliar esta distancia a medida que el bebé se desarrolle y crezca. Menos altura supone un riesgo para la integridad del pequeño, ya que podría caerse al suelo. Elementos como las ruedas o los adornos exteriores decorativos no suponen en teoría ningún riesgo, lo importante es el habitáculo interior y su diseño.

La cuna nunca se ha de colocar en lugares poco resguardados, como por ejemplo cerca de una ventana, ya que el sol y las corrientes de aire pueden afectar al bebé, tampoco hay que colocarla cerca de cortinas o persianas, en este caso el riesgo radica en las cuerdas con las que se maniobra para abrir y cerrar, estas cuerdas son un riesgo de ahogamiento, al respecto os recomendamos retomar la lectura de este post sobre las correas de las persianas, y este otro sobre las cuerdas de las cortinas.

Sobre los juguetes, como ya hemos comentado en muchas ocasiones, es preferible que en la cuna no haya ningún elemento, un peluche puede representar un riesgo de asfixia, y puede utilizarse para encaramarse y trepar. La ropa de cama tiene que ser básica, nada que sea voluminoso por el riesgo de asfixia. Finalmente, decir que tanto la cuna como el resto de muebles de la habitación, deben tener cantos redondeados, sin aristas, herrajes u otras piezas que se puedan desmontar y tragar accidentalmente.

Así que recordad, lo primero es asegurarse que la cuna cuenta con el distintivo de la CE, si no lo tiene quiere decir que es un producto que no ha sido supervisado y no se garantiza su seguridad. Sobre la seguridad de las cunas, os recomendamos leer la Guía de seguridad de productos infantiles (Pdf) publicada por el Ministerio de Sanidad y consensuada por la UE.

Foto | Daniel Lobo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...