¿Cómo elegir a la niñera ideal?

Es normal que las madres teman confiar sus hijos a terceras personas, pero hay maneras de hacer una selección idónea de quienes compartirán sus cuidados.

niñera

Delegar el cuidado y atención de los hijos a otras personas es un asunto muy delicado, pero son muchas las madres que ameritan hacerlo para poder cumplir con otros roles que la sociedad o ellas mismas se imponen. Aunque genere angustia o temor, hay maneras de hacer una buena selección, e incluso se han creado agencias especializadas que orientan en la búsqueda del personal más calificado.

Lo primero a considerar son las necesidades de los padres y de los niños. En base a ello conviene crear un perfil de la niñera ideal y fijar un presupuesto para su salario y asuntos relacionados. De igual modo, es importante definir si se requiere de un servicio diario o de una asistencia eventual, y cuáles serán las tareas a desarrollar por la persona a contratar.

Tener claro si los niños serán cuidados en el hogar o en centros especializados también es esencial, y esto dependerá de la disposición económica y de los requerimientos del infante.

Una vez establecidos estos puntos debe emprenderse la búsqueda, en la que seguramente surgirán cantidad de candidatas o candidatos, pero necesario es constatar qué tan aptos son para el cargo. 

Exigencias mínimas

Antes de seleccionar a una niñera asegúrese de que:

  1. Muestre una apariencia agradable. La presencia física dice mucho de los hábitos e higiene de una persona, recuerde que estará en contacto directo con sus hijos.
  2. Sea responsable. Solicite referencias personales a otros padres con los que haya trabajado y/o a la agencia u organismo que la postuló.
  3. Tenga experiencia. Indague sobre sus estudios o trabajos anteriores. En su defecto, verifique que maneje las técnicas y recursos acordes para cuidar a un pequeño de la edad de su hijo. Para ello puede preguntarle qué actividades o juegos domina o conoce.
  4. Cree empatía. La entrevista en casa y junto a los niños es vital. Note si la niñera se acerca a ellos, de qué forma los trata o les habla. Si surge un trato espontáneo en ese primer roce, probablemente tendrá ante usted a la persona correcta.
  5. Planifique y ejecute. Los niños merecen disfrutar de tiempo de calidad, en el que además se estimule su desarrollo. Por eso es imperativo evaluar su experiencia.

Entrevista minuciosa

Una madre no será juzgada por ser acuciosa durante la entrevista previa. Por el contrario, puede ser recompensada con la niñera ideal. Pregunte sin reservas ¿Qué hace además de cuidar niños? ¿Estudia o trabaja? ¿Dónde? ¿A qué dedica el tiempo libre? ¿Cuál es su religión? ¿Estaría dispuesta a trabajar hasta más tarde, de noche o los fines de semana de ser necesario? ¿Conoce de primeros auxilios? ¿Sabe qué hacer en caso de emergencia? ¿Dónde vive?  ¿Cómo haría para llegar a casa? ¿Qué hace cuando un niño se niega a dormir?  ¿Tiene hijos?… Agregue interrogantes que hagan referencia a todo aquello que pudiera influenciar la educación de sus hijos. Si se trata de bebés, las consultas y exigencias serán mayores.

No elija de buenas a primeras. Tenga varias alternativas, revise las credenciales que considere oportunas, y evite caer en errores básicos como: no definir actividades, no firmar contrato y no ofrecerle el entrenamiento oportuno.

Establezca un período de prueba que le permita ver su desenvolvimiento, y aunque considere que todo marcha a la perfección, no deje de evaluar las conductas de su hijo. Permanezca atenta a sus cambios de conducta: apego, miedo, desinterés, descontento, llanto o signos de una enfermedad… Cualquier cosa que no sea habitual en él, podría indicarle si está en manos o no de la niñera correcta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...