Buscar niñera

buscar niñera

Cada vez son más los padres que tienen que salir a trabajar y no pueden pasar todo el tiempo que les gustaría con sus hijos y que finalmente buscan una niñera para el cuidado de los mismos. Algunos tienen la suerte de contar con los abuelos para que les echen una mano en el cuidado de los más pequeños, pero otros no tienen esa ventaja, bien porque éstos no se encuentren con capacidades suficientes para hacerse cargo de ellos, o porque sencillamente vivan lejos de sus nietos.

Por eso resulta tan importante tomar la decisión de encargar el cuidado de los niños a una persona desconocida, y después realizar una elección que sea la más indicada. Para ello se necesita una seguridad en cuanto a las condiciones que se consideren básicas y necesarias y que, por supuesto, se le van a exigir a la persona que acabe siendo contratada.

Es aquí donde comienzan los problemas, ya que resulta bastante complicado encontrar a nuestra particular “Mary Poppins“.  Debemos ser conscientes de que, en ningún caso, la niñera actuará como lo harían los propios padres; eso es lógico. Pero sí debe observarse la relación que exista entre el niño y su cuidadora y el feeling entre ambos.

¿Cómo elegir a la niñera ideal?

Si sabemos que próximamente tendremos la necesidad de hacer uso del servicio de una niñera, debemos comenzar la búsqueda lo antes posible, nos llevará mucho tiempo, ya que lo ideal es entrevistar a las candidatas personalmente para tomar una decisión lo más acertada posible.

A la hora de elegir no es apropiado buscar a alguien demasiado joven, y con poca experiencia, lo recomendable es, si el bebé tiene pocos meses, que se contrate  a alguien con experiencia y estudios de puericultura.

Que sea una persona resolutiva también es muy importante, que no se quede paralizada antes situaciones que puedan presentarse como: un atragantamiento, accidentes domésticos, etc. Para intentar comprobar sus habilidades sería interesante plantearle una situación para conocer su forma de actuar si esta se produjera.

Análisis pormenorizado

Nunca debemos fiarnos de las apariencias aunque sí de nuestros pálpitos, si no nos dan buenas vibraciones es mejor que no la contratemos ya que estaríamos intranquilos.

Un buen profesional siempre pondrá por delante los intereses y las necesidades del niño que las suyas propias.

A la hora de realizar la entrevista lo ideal es que los pequeños que estarán a su cargo estén presentes, de esta forma los padres podrán observar si existe feeling entre ellos. También debe existir esta complicidad entre padres y cuidador.

Se debe establecer también un tiempo de adaptación o de prueba de, por lo menos, 15 días. Al principio, si resulta posible, sería conveniente que las primeras horas las pasasen todos juntos.

Por mucho que intentemos tomar todas las precauciones del mundo, en ocasiones puede salir mal.  Para saber si algo no marcha bien debemos observar si el niño comienza a llorar cuándo se va acercando el momento de que llegue la canguro o se muestre intranquilo.

Según la edad del pequeño, hay niños que expresan claramente lo que sienten: “Tú, no. Mi mamá…”. Tal vez se trata simplemente de una situación de adaptación y no hay que sacarla de quicio. Pero vigilar cómo van las cosas nunca está de más…

Vía | www.yocrezco.com
Más información | www.cosasdefamilia.com
Foto | Igor Stepovik

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...