Accidentes con las sillas de paseo y los portabebés

Según un estudio estadounidense, cada hora se produce un accidente relacionado con el uso de la silla de paseo o con el portabebés, una buena parte de ellos producen lesiones graves en los niños y en algunos casos deben ser hospitalizados. La razón que se argumenta es la confianza y la falta de vigilia de los padres.

Accidentes infantiles

Según una investigación realizada por expertos del Nationwide Children’s Hospital (Estados Unidos), los accidentes con las sillas de paseo y los portabebés son más habituales de lo que podríamos pensar, según los resultados obtenidos, se produce una media de dos accidentes a la hora por el uso de estos artículos para transportar a los bebés. Los autores apuntan que a pesar de que portabebés y cochecitos se suelen utilizar con seguridad por las familias, cuando se producen lesiones pueden resultar bastante graves.

En la investigación se analizaron los datos procedentes de las salas de urgencias, de lesiones que se produjeron en portabebés y sillas de paseo en un periodo comprendido entre el año 1990 y el año 2010. En este tiempo se produjeron un total de 361.000 asistencias en las salas de urgencias a niños menores de cinco años, lo que corresponde a la media de dos accidentes por hora.

La mayoría de las lesiones se produjeron en la cabeza, algo que asusta mucho, ya que los traumatismos y conmociones cerebrales en los niños pequeños, pueden tener serias consecuencias en el desarrollo cognitivo a largo plazo. La causa más común por lesión fue la caída, representando el 67% de los accidentes en los cochecitos o sillas de paseo, y el 63% en el caso de los portabebés. La segunda causa más común de lesión fue causada por el vuelco o caída del portabebés con un 29% de las lesiones, y un 16% en el caso del vuelco del cochecito.

Las zonas lesionadas con mayor frecuencia fueron la cabeza y la cara, sobre todo golpes y contusiones, un tercio de estas se consideraron graves debido a que los golpes causaron lesiones cerebrales traumáticas o conmociones cerebrales. En la investigación se constató que el número de estas lesiones graves se duplicó a lo largo del periodo estudiado, algo que se atribuye al aumento de la falta de atención y vigilancia por parte de los padres. Un 7% de los niños que sufrieron una lesión con el portabebés, y un 2% de los niños que sufrieron una lesión con el cochecito, tuvieron que ser ingresados en el hospital, estos datos se traducen a una media de un ingreso hospitalario al día por este tipo de lesiones.

Como decíamos, la falta de atención, la relajación de la vigilia y las medidas se seguridad se apuntan como principales causas, hay que asegurarse de que el sistema de retención de los cochecitos está bien colocado y evitar situaciones que favorecen que las sillas de paseo puedan volcar. Sólo adoptando estas dos medidas, el número de accidentes relacionados con este medio de transporte para bebés se reduciría notablemente. No hay que usar el teléfono móvil mientras se empuja la sillita o se lleva el portabebés, ya que es un elemento de distracción que puede hacer que los padres den un mal paso, puedan tropezar y provocar el accidente infantil.

Tampoco se debe dejar sin vigilancia la silla de paseo en ningún momento, recordemos que en más de una ocasión hemos visto vídeos en los que una madre está distraída hablando, usando el teléfono móvil, etc., y el cochecito se ha desplazado hacia la carretera, a la vía de un metro o ferrocarril… por no haber puesto el freno de seguridad, lo cierto es que se producen todo tipo de accidentes que demuestran que hay que aumentar el nivel de vigilia. Otro accidente común es colocar en el manillar de la silla la compra realizada o llevar algún objeto algo pesado, en el momento que se suelta el manillar, el riesgo de que la silla vuelque por el peso es elevado. Los expertos recomiendan, además, utilizar siempre las sillas de paseo y los portabebés acordes a la edad y peso del niño, no es la primera vez que hemos visto en una silla de paseo para niños de hasta tres años, a un niño de cuatro o cinco años.

Sería interesante realizar un estudio similar en nuestro país para conocer con qué frecuencia ocurren este tipo de accidentes y si los padres españoles son más vigilantes y prudentes. Podéis conocer todos los detalles de esta investigación que hemos conocido aquí, a través de este artículo publicado en la revista científica Pediatrics.

Foto | Eric Lewis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...