7 tipos de padres que los pediatras encuentran en su consulta

Agrupar en una categoría el tipo de papá que se es puede ser pretencioso, pero hay características que se repiten y permiten hacer una clasificación. Cada cabeza es un mundo, pero seguramente muchos se verán reflejados en esta publicación

Los padres que se encuentran los médicos en las consultas

A diario los pediatras atienden a decenas de niños en su consulta. Junto a ellos acuden papá y mamá o solo uno de ellos. Este roce constante les ha hecho notar las similitudes que hay entre los progenitores. Valiéndose de su experiencia, ha surgido una clasificación de los 7 tipos de padres que acuden al chequeo de los peques.

Clasificación de los padres que van a consulta

Varios aspectos se han considerado para establecer esta división, pero uno de los más representativos es su comportamiento. Y según este parámetro se pueden hallar los siguientes tipos de padres. ¿Cuál puedes ser tú

  1. Estatua. Aquí entran los padres que simplemente cumplen la función de un acompañante o medio de transporte, por lo que no emite opinión alguna. Su función se limita a mirar y no pronunciar palabra. Se encuentra en una especie de estado catatónico. Este hombre deja que sea la madre quien explique el padecimiento del niño al doctor, y lo más que hace es asentir o negar con la cabeza.
  2. Lapa. Distinto al anterior, no se despega de su pequeñín y está al pendiente de todo. Es tanto su instinto protector, que mira al especialista como si se tratara de un acosador de menores. Sobreprotege tanto a su hijo, que dificulta la realización de la evaluación física. A menudo la criatura experimenta pataletas en la consulta y le cuesta calmarse a pesar del mimo intenso de su progenitor.
  3. Don dinero. No se sabe si realmente son adinerados o no, pero actúan con prepotencia y creen merecerlo todo. Son del tipo de personas que no respetan el puesto de estacionamiento de la ambulancia y aparcan en él. Se gastan un automóvil último modelo y lo hacen saber. También alardean sobre sus otras posesiones y viajes mientras esperan su turno para la consulta de su niño.
  4. Internet. Son muy comunes, sobre todo en estos tiempos en los que se recurre a la red para casi todo. Ellos ya hicieron el diagnóstico del pequeño gracias a sus búsquedas en Google e incluso, llevan un listado con lo hallado. Miran al pediatra como si supiera menos que ellos. Claro, ¡Internet le dijo todo!
  5. Conquistador. Estos padres van vestidos con lo mejor de su guardarropa. Siempre están limpios y perfumados, incluso su aroma lo esparcen por todo el consultorio. El cabello luce impoluto, a menudo engominado. La sonrisa es su mejor arma. Están listos para cazar. No dejan de guiñarle el ojo a todo el personal femenino que labora en el centro de salud. Desde las recepcionistas, secretarias y hasta a la doctora, si resulta ser mujer. Tal vez no sean muy guapos, pero están seguros de que nadie se les resiste
  6. Mandado. Va solo con su hijo al pediatra y desde que llega le hace saber que no hay motivos para preocuparse por la salud del chico. Está seguro de que no tiene nada malo, pero tuvo que llevarlo porque su mujer lo mandó insistentemente. Su escepticismo muchas veces está bien fundado y se va con una sonrisa en los labios.
  7. Sufridor. De este tipo son pocos los casos, pues generalmente son las madres las que suelen ser dramáticas con las dolencias de sus pequeños, sin embargo los hay. Están súper angustiados y se alarman por cualquier diagnóstico. Suelen mostrar casi todas las preocupaciones de los padres durante el primero año del bebé.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...