3 consejos sobre cómo explicar un divorcio a los más pequeños

Cuando las parejas con hijos se separan, cuesta mucho hacerles entender la situación. A continuación algunas recomendaciones planteadas por especialistas.

Explicar el divorcio a los niños

El divorcio es uno de los eventos más tristes que pueden enfrentar los niños. Desde que nacen ven el rostro de sus padres y le regalan su mejor sonrisa. Con ellos se sienten seguros y confiados. Su mente infantil no concibe un escenario en el que papá y mamá no estén juntos. Sin embargo, no siempre los matrimonios permanecen unidos. Muchas parejas se separan y deben pasar por la difícil situación de explicar el divorcio a los más pequeños. Aunque complicado, hay maneras de lograrlo.

¿Cómo hablar del divorcio a los niños?

Cuando hay una ruptura matrimonial, cuesta comunicarlo a los hijos. Sea cual sea su edad, siempre será una decisión compleja de afrontar, por las consecuencias emocionales que podría conllevar. No obstante, es preferible tener unos padres separados que criarse en una familia disfuncional, con unos papás que se irrespeten o agredan, por la mala convivencia. Esto sin dudas, puede provocar desequilibrios mayores que los de una separación. En casos como estos, conviene considerar tres consejos de cómo los padres pueden explicar a los niños su divorcio. 

Ser portador de la noticia

Es vital que sean los padres quienes comuniquen a los niños la decisión del divorcio. Antes de hacerlo deben dialogar entre ellos para buscar el momento y el lugar adecuado. Deben prepararse mentalmente para hacerlo de una forma natural, sin dejarse ganar por las emociones.

Las escenas de llanto, violencia y burlas deben quedar por fuera.  En mutuo acuerdo establecerán las razones que van a exponer cuando los niños pregunten el porqué. No pueden negarse a responder o eludir respuestas, y dejar que los niños se creen sus propias historias. Ni tampoco pueden excluirlos de la situación con frases absurdas como “no es tu problema”, “no es asunto de ustedes” o “es cosa de los mayores”.

Con mucha cautela se les debe explicar todo lo que sean capaces de comprender, según la edad. Cuando están pequeños hay que ser más cuidadosos, y seleccionar las palabras adecuadas, para que puedan aceptar la situación sin que ésta les genere alguna reacción emocional fuerte.

Aclarar que siempre serán sus padres

Los niños deben comprender que podrán contar con sus padres en todo momento, aunque estén juntos o separados. Es primordial resaltar sobre todas las cosas el amor hacia ellos, así como la protección y el apoyo que siempre les brindarán, aunque no vivan juntos. De ser necesario, se puede buscar ayuda profesional para evitar que los niños sientan que están siendo abandonados. Este sentimiento suele surgir respecto al padre, por ser él quien habitualmente se marcha del hogar.

No enjuiciar o culpar al otro

Los padres deben abordar el tema del divorcio sin hablar mal del otro. Una acción completamente negativa es culpar a la pareja por la separación o aprovechar el momento para reprocharle sus malas acciones.

Por dolor o desilusión uno de los dos suele incurrir en enumerar los defectos del otro, haciéndolo quedar mal ante los niños. Esto daña a los chicos. Hace que se confundan y perturben, agravando el escenario. Lo adecuado es demostrar cordialidad y respeto mutuo, para inspirar seguridad y confianza. La intención ha de ser minimizar los efectos traumáticos del divorcio, no incrementarlos.

Algunos psicólogos infantiles y terapeutas de familia aconsejan divorciarse gradualmente, para no generar conflictos emocionales al menor. Los padres pueden explicarle a los niños que se van a separar, pero permanecen juntos en la casa por un tiempo prudencial.

Posteriormente pueden iniciar las ausencias, principalmente en las noches, luego de acompañarles a dormir. De esta manera los hijos podrán asimilar paulatinamente la realidad que le tocará vivir. El mayor interés de los padres tiene que ser menguar el impacto negativo causado por un evento de esta índole.

¿Cómo afecta un divorcio a los niños pequeños?

Se puede afirmar que un divorcio siempre trae secuelas que pueden trastocar el desarrollo psico-evolutivo. Tal efecto es diferente en cada etapa infantil. Hay quienes opinan que son mayores los efectos en los niños pequeños. Es natural que éstos sientan la ausencia de uno de sus padres y lo expresen con tristeza, llanto, rabia o alteraciones del sueño.

También emiten comportamientos regresivos, como descontrol de esfínteres. Por otro lado, puede culpabilizarse por la separación y sentir temor a la soledad. Si están en etapa escolar puede haber un retraimiento con los compañeros, inatención y retraso en el aprendizaje. De igual modo, pueden sentir rechazo o resentimiento hacia alguno de los padres e inclusive por ambos. Cualquiera de estos sentimientos es nocivo para su desenvolvimiento emocional.

¿Qué hacer ante un posible divorcio?

Considerando que el divorcio es parte de nuestra cultura y una realidad social con tendencia creciente, se hace necesario que los cónyuges con conflictos matrimoniales estén bien informados. El conocimiento de los aspectos del divorcio en lo emocional, psicológico, físico y legal, es importante para enfrentar los cambios que están por venir.

En este sentido, la información será útil para la aplicación de estrategias que permitan proveer una crianza saludable a sus hijos, a pesar de la separación. A fin de cuentas los niños son lo primero, y la tarea es hacerlos felices.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...