25 consejos de Philips Avent para madres primerizas

Philips AVENT celebra su 25 cumpleaños

Seguramente los 25 consejos de Philips Avent para madres primerizas resultarán una ayuda valiosa para todas aquellas mujeres que se inician en el camino de la maternidad. La inexperiencia, las preguntas o dudas que surgen en el día a día, son una tónica habitual y muy comprensible.

Recientemente Philips AVENT celebraba su 25 aniversario, recordemos que esta empresa ha contribuido a mejorar la maternidad a través de productos innovadores que han permitido ganar en calidad y comodidad a la hora de ejercer la maternidad. Coincidiendo con este aniversario tan especial, Philips AVENT ha presentado el estudio “Evolución de las costumbres de las madres españolas en los últimos 25 años”. Pequelia ha estado presente en la presentación y queremos compartir con todos nuestros lectores los 25 consejos de Philips Avent para madres primerizas.

  • 1. Sé paciente contigo misma. La primera semana después del nacimiento del bebé es muy complicada, especialmente si eres mamá primeriza. Es la primera vez en toda tu vida en la que todo lo demás pasa a tener un papel secundario. Estos primeros momentos con tu bebé te marcarán para el resto de tu vida.
  • 2. Trucos contra el cansancio. Muy probablemente pasarás noches en vela cuidando a tu recién nacido y tendrás pocas oportunidades de recuperarlo. La falta de sueño continuada es agotadora. Duerme cuando tu bebé duerma. El trabajo doméstico puede esperar; las pequeñas siestas durante el día harán que las alimentaciones nocturnas sean más fáciles.
  • 3. ¿Cómo dar el pecho? La clave para dar el pecho adecuadamente está casi siempre en la correcta colocación del bebé respecto al pecho. Siéntate en una silla con las rodillas un poco elevadas con respecto a la posición de tus muslos. Sostén a tu bebé firmemente alrededor de la parte de atrás de su cuello y hombros. Con el brazo libre, ayúdale a mamar. Asegúrate de que la cabeza y el cuerpo están en línea y el cuello no está torcido. La parte inferior del bebé debe estar bajo tu codo, como en una cuna, y el bebé debe ser capaz de echar la cabeza un poco para atrás. De este modo, no será necesario sujetarle la cabeza y probablemente tampoco el pecho. La barbilla debe estar siempre apoyada en el pecho, dejando un pequeño espacio para la nariz.
  • 4. La importancia de eructar. Si tu bebé parece incómodo mientras está mamando o tomando el biberón, haz una pequeña parada en su alimentación, presiona o frota suavemente su espalda para ayudarle a eructar. Una vez lo haya hecho, puedes ofrecerle el otro pecho o el biberón de nuevo, o bien acostarle para una siesta.
  • 5. La vida sexual con tu pareja. Con un recién nacido, el sexo pasa a un segundo plano. El trauma del nacimiento, el cansancio acumulado y la lactancia pueden hacer que te sientas nerviosa y con un estado de ánimo poco propicio para las relaciones sexuales. No te preocupes. Espera hasta que estés preparada de nuevo. Muy pronto recuperarás el deseo.
  • 6. El baño de tu bebé durante su primer mes de vida. Al nacer, la capa más superficial de la piel de tu bebé es muy fina y delicada, lo que significa que es más sensible al daño de los gérmenes, sustancias químicas y a la pérdida de agua. Por ello, los productos cosméticos para la piel del bebé deberás incorporarlos poco a poco, una vez cumplido el primer mes de vida, momento en el que las barreras naturales de la piel ya se han desarrollado.
  • 7. ¡Muévete! Haz ejercicios para volver a fortalecer el suelo pélvico tan pronto como te sea posible tras el parto. Cuanto antes empieces, antes comenzarás a sentirte mejor en todos los sentidos.
  • 8. La velocidad con la que el bebé crece y cambia durante el primer año es impresionante, motivo por el que los bebés duermen entre 15 y 18 horas al día. Lograr que el bebé duerma toda la noche seguida es la meta de todas las madres. Hay muchos consejos, pero, en principio, poco más se puede hacer que poner al bebé a dormir y cruzar los dedos. Sólo recuerda que las noches en blanco no van a durar para siempre, pues la mayoría de los bebés duermen toda la noche a partir de los seis meses.
  • 9. La maternidad, un duro trabajo. Los vómitos del bebé parecen brotar por todas partes, y si le estás amamantando, será normal que padezcas “escapes”. Guarda los pichis caros y utiliza baberos, gasas, y protectores mamarios para controlar los “derrames”.
  • 10. Un recién nacido tarda en acostumbrarse al extraño nuevo mundo al que acaba de llegar. ¡Estaba muy a gusto en tu barriga calentita! Tranquiliza y haz sentir cómodo a tu bebé acunándolo suavemente en tus brazos. Pronto te encontrarás hablándole con voces graciosas y cantándole nanas para entretenerle.
  • 11. Todo el mundo está dispuesto a ayudar a una nueva madre, así que no seas tímida al pedir apoyo. Salir de casa puede ser todo un reto al principio, así que no luches sola con tu nuevo carrito. Pide ayuda a un vecino o amigo para ayudarte a salir de casa y luego queda una o dos horas más tarde para que te ayude a volver de nuevo.
  • 12. No te alarmes por el color de los pañales de tu bebé. Primero es el meconio una sustancia pegajosa y oscura que ha estado en las entrañas de tu bebé durante el embarazo. En los próximos días notarás cambios de color que irán desde el marrón al verde y amarillo y, ya en el tercer o cuarto día de vida puede ser muy acuosa y con una consistencia similar a las semillas de mostaza. Si en los pañales sucios aparecen una especie de bolitas secas, podría ser una señal de que tu bebé tiene estreñimiento.
  • 13. Una vez dejes de dar el pecho a tu bebé, trata de ofrecerle una alimentación sana y equilibrada.
  • 14. Tú también necesitas cuidarte. Haz comidas regulares para ayudar a mantener altos tus niveles de energía. Esto es especialmente importante, ya que buena parte de la noche la dedicas a alimentar al bebé. Cocina por la mañana, cuando aún no estás demasiado cansada, para tener comida preparada durante el día.
  • 15. ¿Cómo me quito la tripita del embarazo? No esperes recuperar tu figura de antes del embarazo de forma inmediata. Usa ropa que resalte las zonas de las que estás más orgullosa y que no hacen hincapié en las áreas sobre las que no quisieras llamar la atención, como la zona abdominal. Evita usar ropa muy amplia, ya que esto puede hacer que parezcas más grande.
  • 16. Los habituales cólicos. Si tu bebé estira mucho las piernas, se le enrojece la cara y llora con un chillido muy fuerte a la misma hora todos los días, muy posiblemente tendrá un cólico. El uso de un biberón de Philips AVENT ayudará a que el bebé tenga menos cólicos y a que esté más tranquilo, especialmente durante la noche.
  • 17. Los horarios de la lactancia se van estableciendo a lo largo de las dos primeras semanas de vida. Sin duda, se producirán muchos cambios durante ese tiempo. Los bebés amamantados se alimentan más frecuentemente que los alimentados con biberón, pues la leche de biberón tarda más tiempo en ser digerida. Es completamente normal que un bebé amamantado con leche materna necesite comer entre cada dos y cuatro horas durante las primeras semanas.
  • 18. Las esperadas visitas. Aunque estás deseando presentar tu bebé a todo el mundo, las visitas pueden dejarte agotada. Los primeros días de maternidad suelen tener muchos cambios emocionales, así que no te agobies con las visitas. Hay muchísimo tiempo por delante para que los amigos, familiares y vecinos conozcan a tu bebé.
  • 19. Prepara una bolsa con todo lo necesario para el bebé y déjala junto a la puerta. No salgas nunca de casa sin una muda completa de ropa (pijama, abrigo del bebé, calcetines, un par de pañales, toallitas húmedas, etc.).
  • 20. No intentes ser la mejor. El miedo al fracaso está habitualmente ligado a la depresión post-parto. Aunque no hay que confundir esta circunstancia con el llanto o la melancolía que muchas mamás experimentan en los primeros días después del nacimiento. La depresión post-parto puede ser una enfermedad grave y agotadora si no se diagnostica ni se trata adecuadamente.
  • 21. Sobrecarga de información. Vas a ser bombardeada con consejos de amigos, médicos, revistas y libros. Todo el mundo tiene algo que decir acerca de cómo criar a tu hijo. Recuerda que lo que conviene a un bebé no siempre puede adaptarse a otros, por lo que también es bueno que confíes en tu instinto maternal.
  • 22. Establecer una rutina. Intenta no empeñarte demasiado en lograr una rutina durante el primer mes. Es poco realista esperar que un recién nacido pueda adaptarse tan rápido a unos horarios determinados.
  • 23. Atención a la ropita de tu bebé. Compra ropa con fibras naturales suaves, que permitan respirar a su piel. Evita las fibras duras, que pueden irritar su delicada piel.
  • 24. Contacta con otras madres. Tener un bebé puede aislarte mucho, pero hay muchísimas mujeres en la misma situación que desean salir de casa y hablar sobre cualquier cosa. Internet es una buena opción para conocer a otras madres por tu misma zona.
  • 25. Controla tus gastos. La primera maternidad es un tiempo de muchos gastos, y por supuesto comprar adecuadamente siempre representará un ahorro a largo plazo. Recuerda que los productos baratos pueden convertirse en una mala compra.

Posiblemente se podrían añadir más consejos y detalles más específicos, para ello siempre puedes consultar todas las publicaciones que se realizan en Pequelia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...