Relación entre el nivel de yodo y la posibilidad de quedarse embarazada

Una investigación estadounidense muestra que existe una clara relación entre el nivel de yodo y la posibilidad de quedarse embarazada, tener deficiencia moderada o severa de yodo en el organismo reduce hasta un 46% las posibilidades de que una mujer pueda concebir un bebé. Los resultados muestran que las parejas que planifican el embarazo, deben procurar aportar al organismo las cantidades necesarias de yodo para aumentar la tasa de éxito.

Yodo y fertilidad

Un estudio desarrollado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, concluye que existe una relación entre el nivel de yodo y la posibilidad de quedarse embarazada. Los resultados muestran que una deficiencia moderada o grave de yodo reduce las posibilidades de concepción en un 46% en cada ciclo menstrual si se compara con las posibilidades de las mujeres que tienen un nivel correcto de yodo en el organismo.

Recordemos que el yodo es un elemento imprescindible en el embarazo, siendo muy necesario para la formación de las hormonas que se sintetizan en la glándula tiroides y que son necesarias e imprescindibles desde el inicio del desarrollo embrionario y durante toda la vida. Muchos estudios se centran en su importancia durante el embarazo, determinando que es un problema común entre las mujeres embarazadas, pero en este estudio se trata su valor para lograr concebir un bebé.

En esta investigación se analizaron los datos de 501 parejas estadounidenses que habían planificado tener un bebé entre los años 2005 y 2009, eran parejas que formaban parte del Estudio Longitudinal de la Fertilidad y el Medio Ambiente (LIFE), cuyo cometido era analizar la relación entre el estilo de vida, la exposición medioambiental y la fertilidad.

Los expertos comentan que el 55’7% de los participantes tenían un nivel de yodo correcto en el organismo, el resto, un 44’3%, tenía deficiencia leve (21’8%), moderada (20’8%) y severa (1’7%), siendo unos datos representativos de la población en general. Como decíamos, se constató que sufrir una deficiencia de moderada a grave de yodo, se traducía en un 46% menos de posibilidades de concebir un bebé.

Los investigadores explican que ya se conoce la importancia del yodo durante el embarazo y la lactancia para el desarrollo neuronal y cerebral, pero este estudio proporciona una nueva perspectiva sobre la posible contribución que tiene el yodo en la fertilidad. Según los expertos, los datos actualizados muestran que la deficiencia de yodo es cada vez más habitual entre la población fértil, considerando que esto se debe al abandono de la sal de mesa o sustitución por la sal kosher, al hecho de seguir una dieta vegetariana o vegana que no ofrece los niveles de yodo necesarios (a no ser que se consuman muchas algas), etc.

Para los expertos, los resultados proporcionan una nueva visión sobre la fertilidad y pueden ayudar a crear conciencia sobre el valor del yodo. Hace un par de años, se alentó a los fabricantes de complejos vitamínicos y suplementos para mujeres embarazadas y lactantes del país que incluyeran en sus productos al menos 150 microgramos de yodo por ración diaria, también se aumentó el contenido de yodo en vitaminas prenatales pero fue un aumento modesto e insuficiente.

Por ello, ahora recomiendan que el tema sea revisado nuevamente, dados los problemas existentes que tienen las parejas para concebir un bebé. Cierto es que existen otros factores que influyen en la fertilidad, pero hay que ir solucionando precisamente los que tienen solución como un camino a seguir para mejorar la tasa de fertilidad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en Human Reproduction.

Foto | Leonid Mamchenkov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...