Los suplementos de hierro no aumentan las posibilidades de concepción

Una investigación estadounidense determina que en la planificación del embarazo, los suplementos de hierro no aumentan las posibilidades de concepción como investigaciones anteriores habían concluido. Sólo se ha observado una pequeña asociación en mujeres que querían concebir un bebé y sufrían anemia.

Suplementos de hierro en el embarazo

Algunos estudios antiguos sugerían que los suplementos de hierro facilitaban la concepción, asegurando que tomar la dosis más alta de hierro permitida, reducía la infertilidad en un 62%. Pues bien, una nueva investigación determina que los suplementos de hierro no aumentan las posibilidades de concepción. Los expertos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston comentan que sí se ha encontrado una muy modesta relación entre el suplemento y un grupo de mujeres que posiblemente tenían deficiencia de este mineral.

El hierro se encuentra en pequeñas cantidades en los seres vivos, pero tiene un papel muy importante en la supervivencia, ya que facilita una mejor oxigenación tisular y el metabolismo celular. Como parte de la planificación del embarazo, se recomienda tomar complejos multivitamínicos y especialmente ácido fólico, hierro en determinados casos. Cierto es que el hierro se ha reconocido como un elemento esencial en el embarazo precisamente por lo antes comentado, es clave en el transporte de oxígeno, en la producción de energía, en el crecimiento y desarrollo celular.

También es cierto que las reservas de hierro antes de la concepción son cruciales, ya que durante la gestación se incrementa la demanda de este mineral a fin de ampliar la masa de glóbulos rojos de la futura mamá, para la función placentaria y para el crecimiento del bebé, sin embargo, no es un elemento clave para lograr la concepción.

En el estudio participaron 2.969 mujeres norteamericanas y 1.693 mujeres danesas, ambos grupos cumplimentaron una serie de cuestionarios relacionados con la dieta a lo largo de un año. A partir de los datos recabados se calculó la ingesta de hierro hemo (origen animal) y no hemo (alimentos vegetales y alimentos suplementados con hierro). Otros datos adicionales que se recopilaron fueron las fechas del ciclo menstrual, que se utilizaron para evaluar la cantidad de ciclos menstruales de riesgo de cada mujer.

Los resultados obtenidos eliminaron cualquier influencia significativa de la ingesta de hierro hemo, en las tasas de embarazo en ambos grupos de mujeres, es decir, no existía ninguna asociación entre la ingesta de hierro hemo y la cantidad de ciclos que le llevó concebir un bebé. Sin embargo, el consumo de más hierro no hemo (tanto de los suplementos dietéticos como de los alimentos) se asoció con una posibilidad ligeramente mayor de embarazo en las mujeres que habían tenido un bebé anteriormente.

En el grupo de mujeres estadounidenses se encontró una asociación algo más positiva entre el hierro hemo y no hemo y la concepción, especialmente entre las mujeres que tenían un ciclo menstrual más abundante o ciclos cortos. Por tanto, la ingesta de hierro en la dieta no se asoció de forma sistemática con la fertilidad, aunque hubo algunas pruebas de una pequeña asociación positiva entre las mujeres con factores de riesgo de deficiencia de hierro como ya hemos comentado.

Será necesario realizar nuevos estudios, sobre todo si se ha detectado esa pequeña relación con la fertilidad en determinados segmentos de mujeres, en todo caso y como parte de la planificación del embarazo, es necesario tomar complejos vitamínicos que preparen al organismo para afrontar la concepción y posterior desarrollo del embarazo. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en The Journal of Nutrition.

Foto | Esparta palma

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...