Los productos químicos retardantes pueden reducir la fertilidad en las mujeres

Una nueva investigación desarrollada por expertos de la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan, concluye que los retardantes de llamas, sustancias químicas presentes en muchos objetos cotidianos y que tienen un efecto inhibidor en la combustión de materiales, pueden afectar a la fertilidad en las mujeres. Según los análisis, las mujeres sometidas a un tratamiento de fertilidad y con un mayor nivel de estas sustancias químicas en el organismo, tienen menos probabilidad de concebir un bebé.

Infertilidad

A lo largo de los años hemos conocido diversas causas de la reducción de la fertilidad en las parejas, por ejemplo, el consumo de alimentos que integran plaguicidas que se utilizan en la agricultura, tener hábitos nocivos como fumar, seguir una dieta poco saludable, sufrir problemas como el estrés, la exposición a los ftalatos, etc. A la amplia lista de causas que provocan infertilidad hay que sumar determinados productos químicos con los que entran en contacto a diario las mujeres, hablamos de los productos químicos retardantes.

Estos compuestos se utilizan para incrementar la resistencia al fuego y se pueden encontrar en teléfonos móviles, ropa, muebles, tapicerías, productos para bebés, esterillas para realizar gimnasia, etc. Según los resultados del estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan, existen solidas evidencias de que los productos químicos retardantes pueden reducir la fertilidad en las mujeres, se trata del primer trabajo que relaciona clínicamente los problemas de fertilidad con los retardantes de llamas organofosforados, compuestos que, como hemos comentado, tienen un efecto inhibidor en la combustión de materiales, estando presentes especialmente en la espuma de poliuretano.

Los expertos comentan que en la actualidad una de cada seis parejas tiene problemas de fertilidad, problema que posiblemente se irá agravando a medida que pasen los años, por lo que es necesario intentar eliminar todo aquello que pueda afectar a la fertilidad. Explican que a la luz de las pruebas obtenidas, sería necesario reducir el uso de estos retardantes de llama para contener el incremento de los problemas de fertilidad. En su lugar proponen a la industria que busque alternativas que sean más seguras y que faciliten un mayor éxito reproductivo.

Curiosamente, los problemas con los retardantes de llamas se arrastran desde hace años, hace más de una década se determinó que el retardante PentaBDE podía estar relacionado con diferentes problemas de salud según las investigaciones realizadas con modelos animales, por lo que se decidió retirarlo gradualmente de los artículos en los que estaba integrado. Se presentó como alternativa segura el uso de retardantes organofosforados, pero posteriores estudios realizados, también con animales, han demostrado que provocan alteraciones hormonales y migran a través del aire y el polvo ambiental. A estos estudios hay que sumar los resultados de la nueva investigación, no hacen más que evidenciar la necesidad de que este tipo de sustancias dejen de utilizarse.

En la investigación los expertos analizaron la orina de 211 mujeres que fueron sometidas a un tratamiento de Fertilización in Vitro, en el Centro de Fertilidad del Hospital General de Massachusetts entre los años 2005 y 2015. Se tuvieron en cuenta múltiples factores que podían afectar a la fertilidad, como la edad, la raza, los antecedentes de tabaquismo, el Índice de Masa Corporal (IMC), el estilo de vida y la presencia de sustancias químicas ambientales. Tras los análisis, se encontró que en la orina de más del 80% de las mujeres con problemas de fertilidad, estaban presentes metabolitos de tres sustancias químicas que corresponden a los retardantes.

Las mujeres con una mayor concentración de estas sustancias en el organismo tenían un 10% menos de probabilidades de lograr la concepción, un 31% menos de posibilidades de lograr una implantación del embrión con éxito, y una reducción de entre el 41% y el 38% de que el embarazo llegase a término con el nacimiento de un bebé vivo. Los expertos comentan que, de todos modos, es necesario seguir investigando y profundizando en el tema, ya que queda por averiguar cómo afectan los retardamos a la salud reproductiva masculina, así como los efectos conjuntos de la exposición a diferentes tipos de químicos ambientales en hombres y mujeres.

Al margen de estos estudios que se deben realizar, los análisis evidencian que los retardantes tienen relación con la reducción de la fertilidad, de ahí que se recomiende que las parejas que se someten a los tratamientos de fertilidad procuren reducir la exposición a los químicos ambientales. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan.

Foto | koadmunkee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...