Los espermatozoides de la primera fase del eyaculado son los mejores para concebir

Una investigación constata que en una eyaculación, los primeros espermatozoides son los más aptos para concebir, son más fuertes, tienen una mejor calidad genética, presentan mayor movilidad y mayor protección.

calidad del esperma

Según un estudio desarrollado por la clínica de reproducción asistida Ginemed, los espermatozoides de la primera fase del eyaculado son los mejores para concebir, son más numerosos, el ADN es de mejor calidad y su movilidad es mayor que la de los espermatozoides que les siguen, se podría decir que los que tienen mejores características se colocan en primera línea de salida.

Los investigadores postulan una hipótesis, el semen sale en varios impulsos, el primer impulso contendría los mejores espermatozoides para la fecundación, el resto tendría la misión de evitar que otro varón tuviera la oportunidad de fecundar el óvulo. Este sería un mecanismo aplicado al mundo animal donde la competencia por la procreación es muy elevada, sin embargo, estaría instaurada también en el ser humano. Hasta la fecha se había considerado el esperma como un todo, pero los expertos consideran que existen dos fases bien diferenciadas y la prueba es la diferenciación entre los primeros espermatozoides que salen y el resto que les sigue.

Los primeros cuentan con mejor calidad del ADN y mayor movilidad, pero también con mayor protección, tienen componentes como el zinc, elemento que los hace mucho más resistentes y les confiere mayor movimiento. En cambio, los espermatozoides rezagados contienen otros elementos que afectarían a su movilidad y ADN.

Este hallazgo es importante a la hora de utilizar las técnicas de reproducción asistida, habitualmente, cuando se recoge el semen para proceder a la elección de los espermatozoides para fecundar los óvulos, ambos contingentes (primera y siguientes fases de la eyaculación) se mezclan en un único recipiente, según los expertos esto puede tener un efecto venenoso sobre el total de espermatozoides.

En la investigación se ha trabajado con un grupo de 40 hombres que debían realizar el eyaculado en dos fracciones, uno para la primera fase y otro para el resto de fases. Posteriormente y según leemos aquí, se procedió a analizar las características de ambas muestras, ratificando que la primera muestra era de mejor calidad, mayor número de espermatozoides, mayor movilidad y menor fragmentación del material genético, por tanto, mucho más viable y con un efecto positivo a la hora de proceder a la fertilización de los óvulos y el desarrollo embrionario.

Tras estos resultados, en la clínica se ha instaurado un nuevo protocolo en el que se solicita a los pacientes una recogida fraccionada de la eyaculación, de esta forma se mejora de una forma más simple y eficiente la calidad seminal de la muestra, reduciendo el tiempo y los costes a la hora de realizar la selección de los espermatozoides adecuados para la fecundación.

La investigación es interesante y posiblemente marcará una nueva etapa en la recogida de muestras que se realizan en las clínicas de fertilidad, podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Systems Biology in Reproductive Medicine.

Foto | Lumaxart

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...