Las vitaminas no mejoran la tasa de embarazo en tratamientos de fertilidad

Según un grupo de expertos de la Universidad de Kentucky y la Universidad de Irán, los antioxidantes de los suplementos vitamínicos no mejoran la tasa de embarazo en los tratamientos de fertilidad. La consideración es curiosa teniendo en cuenta que en la investigación se apreció que las vitaminas mejoraban la tasa de implantación.

FIV

A pesar de que las vitaminas son importantes en la fisiología reproductiva, no mejoran la tasa de embarazo en tratamientos de fertilidad, así se explica en el estudio realizado conjuntamente por los expertos de la Universidad de Irán y del Instituto de Investigación Avicenna de la Universidad de Kentucky (Estados Unidos). Los expertos aseguran que, hasta la fecha, no existe evidencia clínica que demuestre que las propiedades antioxidantes de las vitamina D y E puedan ayudar a mejorar la tasa de embarazo por fertilización in Vitro, y eso a pesar de que en un grupo de mujeres a las que se les proporcionó un suplemento con este grupo de vitaminas, logró obtener una mejor tasa de embarazo, pero para los expertos resultó una asociación con poca consistencia.

Según los investigadores, se ha demostrado que la inducción de la ovulación provoca estrés oxidativo durante el ciclo de tratamiento con inyección intracitoplasmática de espermatozoides o ICSI, técnica de reproducción asistida que consiste en la fecundación de los ovocitos por inyección de un espermatozoide en su citoplasma. En este caso, este método afectaría especialmente a las mujeres con síndrome de ovario poliquístico, ya que son más propensas al estrés oxidativo.

Sin embargo, no está claro que los suplementos con antioxidantes pudieran ayudar a reducir el estrés oxidativo en estas mujeres, por ello, se llevó a cabo esta investigación para determinar los efectos de la combinación de suplementos de las vitamina D y E en los resultados del tratamiento con inyección intracitoplasmática de espermatozoides aplicado a mujeres que sufrían síndrome de ovario poliquístico (SOP).

En el estudio participaron 105 mujeres con SOP repartidas en dos grupos que esperaban recibir un tratamiento de fertilidad mediante ICSI, el primer grupo recibió una suplementación de 400 mg de vitamina E al día y 50.000 UI de vitamina D3 cada dos semanas durante ocho semanas, el segundo grupo recibió un placebo actuando como grupo de control. Los expertos observaron que la tasa de implantación fue mucho mayor en el grupo que recibió las vitaminas, sin embargo, y a pesar de la asociación entre un mayor nivel de vitamina D, la tasa de implantación y el aumento del número de embarazos, consideran que no está claro si es por el mecanismo antioxidante.

No se detectaron signos como una asociación entre el fluido folicular con la capacidad antioxidante total y los resultados de los procedimientos de fertilidad. Comentan, además, que a pesar de que las vitaminas D3 y E son posiblemente cruciales en la fisiología reproductiva, no se han obtenido pruebas suficientes para demostrar el impacto positivo de su consumo en los resultados del tratamiento de las mujeres infértiles que sufrían SOP, al menos en términos de actividad antioxidante.

Generalmente, con resultados como los obtenidos y sobre todo si son tan evidentes como explican los expertos, se suele postular una teoría favorable, pero este es uno de los pocos estudios que encontramos en el que los investigadores expresan su insatisfacción con los resultados a pesar de que se pueden considerar favorables. Por otro lado, se puede citar el metaanálisis del que hablábamos recientemente y en el que se concluía que la vitamina D mejoraba la tasa de natalidad en los tratamientos de fertilidad, lo que respalda los resultados del estudio.

Los expertos comentan que será necesario realizar nuevas investigaciones, para conocer y aclarar los mecanismos por los cuales los antioxidantes actúan, así como determinar cuáles son las dosis idóneas que deben recibir las mujeres que quieren someterse a un tratamiento de fertilidad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Clinical Nutrition ESPEN.

Foto | Vivarin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...