La infertilidad masculina está marginada científicamente

Según diferentes expertos en tratamientos de fertilidad, la infertilidad masculina está marginada científicamente, se han realizado grandes avances pero en la mayoría de casos se han centrado en la mujer, y eso a pesar de que se sabe que en más de la mitad de los casos de infertilidad la causa es el hombre.

FIV

En las últimas décadas se han realizado avances significativos en el tratamiento de la infertilidad, avances que han permitido a miles de parejas poder concebir un bebé. Los progresos realizados han sido una solución para un problema creciente en todo el mundo, el de la reducción de la cantidad de espermatozoides que generan los hombres, pero lo peor es que, aunque que barajan diferentes causas, los investigadores comentan que no saben por qué está ocurriendo esto.

La mayor parte de la investigación sobre la infertilidad se centra en la infertilidad femenina, qué razones influyen en la reducción de la capacidad reproductiva y cómo se puede evitar, ser compensada o corregida. Pero este enfoque de trabajo ha provocado que la infertilidad masculina esté marginada científicamente, algo que sorprende sabiendo que una de cada seis parejas en el mundo se ven afectadas por el problema de la infertilidad y en más de la mitad de los casos, el problema es masculino.

Tratamientos como la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (técnica de reproducción asistida que consiste en la fecundación de los ovocitos por inyección de un espermatozoide) o la fecundación in vitro (fecundación de los ovocitos por los espermatozoides fuera del cuerpo de la madre), eluden el problema de la fertilidad masculina en vez de tratarlo directamente, así lo consideran los expertos en salud reproductiva. Pero si esto se sabe, no se entiende que durante tanto tiempo se haya dejado a un lado el problema, esquivándolo a fin de lograr el objetivo de concebir un bebé.

La mayoría de los tratamientos de fertilidad son invasivos y quienes los sufren son las mujeres, es decir, son las mujeres las que deben soportar la carga de la infertilidad masculina, a pesar de saber que año tras año el problema se agrava y tiene origen masculino. Cierto es que se sabe que el recuento de los espermatozoides depende de altos niveles de testosterona, también existe cierto conocimiento entre el recuento espermático y la tasa de infertilidad, pero más allá de estos conceptos, gran parte de la complejidad de los espermatozoides es un tema por descubrir.

Los expertos comentan que sin entender perfectamente el funcionamiento de la biología de los espermatozoides normales, no se pueden entender los problemas que pueden tener y cómo corregirlos. El recuento de espermatozoides en diferentes países del mundo se ha reducido en un 50% en menos de cuatro décadas, es una situación que debe poner en alerta a los expertos e iniciar una investigación exhaustiva a nivel internacional.

Según leemos aquí, los expertos comentan que incluso en un nivel básico, la ciencia está muy atrasada la hora de diagnosticar un posible problema de fertilidad masculina, muchas de las técnicas actuales para analizar el esperma se inventaron en la década de los 50, casi 70 años después se siguen utilizando, lo que muestra que se han realizado pocos avances. Los expertos creen necesario recabar fondos para la investigación de los problemas de infertilidad asociados al hombre, aunque reconocen que se tardaría varios años en tener datos concluyentes.

Parece ser que se han solicitado en varias ocasiones fondos para investigar el tema, pero la mayoría de ocasiones han sido rechazadas, por lo que irremediablemente las investigaciones se retrasan, algo que pasará factura en un futuro a corto y medio plazo.

Foto | ZEISS Microscopy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...