La cara más oscura de la infertilidad: enfermedades derivadas

Hay varios elementos que imposibilitan la gestación. Sin embargo, hay patologías que pueden no sólo causar infertilidad, sino generar daños en el feto y el embarazo.

enfermedades derivadas

Tener hijos es quizás el sueño de muchas parejas consolidadas, pero lograrlo a veces se torna complicado. Son muchos los factores que intervienen en la infertilidad, tanto femenina como masculina, y la mayoría se vinculan a un estilo de vida poco saludable o a la genética. Es cierto que ambos aspectos influyen notoriamente, pero en ocasiones las dificultades para procrear derivan de algunas patologías existentes.

Una enfermedad que se ha determinado afecta la fertilidad es la celiaquía. De hecho, se plantea como causal de abortos espontáneos durante las primeras 24 semanas de gestación. Esta condición, que no es sencilla de diagnosticar, acarrea la intolerancia al gluten, un grupo de proteínas que se hallan en ciertos cereales, especialmente en el trigo. Una embarazada celíaca podría presentar fallas en el crecimiento del embrión, pues no absorbe correctamente los nutrientes. Esta situación conlleva a un nivel bajo de minerales, vitaminas y ácido fólico, este último fundamental para la prevención de irregularidades en el tubo neural, como la espina bífida, una malformación que no tiene cura. Estos problemas surgen cuando es la madre quien sufre la afección y no sigue un tratamiento adecuado. Los papás no se ven afectados si son ellos los celíacos.

La tiroides es causal de infertilidad

Convertirse en madre cuando hay daños en la glándula tiroides puede hacer la tarea cuesta arriba. Ella se encarga de producir hormonas que mantienen a tono el metabolismo. Si falla, no sólo perturba el embarazo, sino que afecta el desarrollo del bebé. Entre las consecuencias destaca el alumbramiento de niños con retardo neurológico y/o con dificultades físicas, mentales y de adaptación a su entorno.

Hipertiroidismo, bocio, hipotiroidismo, tiroiditis y cáncer son algunas de las patologías que aquejan a la glándula, por lo que durante la gravidez es imperioso que el obstetra lleve un control estricto del proceso, con apoyo de un endocrino, para establecer el tratamiento farmacológico y la dieta más adecuada. El padecimiento es perjudicial para ambos sexos, pero para la mujer es mucho más grave, porque suelen prolongarse los síntomas y molestias con el paso del tiempo.

El aparato femenino puede fallar

Es dolorosa y puede causar incapacidad, además de infertilidad. Se trata de la endometriosis, una de las patologías más comunes que impiden la concepción. Se atañe a las féminas en edad reproductiva y radica en un crecimiento desmedido del tejido endometrial fuera del útero. Estadísticas sanitarias mundiales señalan que entre 25 % y 50% de las hembras infértiles han sido diagnosticadas con este mal. De acuerdo al estadio, que puede ir de leve a muy severo, se recurren a diferentes métodos para lograr un embarazo asistido.

Otra dolencia común que menoscaba el aparato reproductor de la mujer es el síndrome de ovario poliquístico, el cual ocasiona un descontrol en las hormonas, desregulariza la menstruación y por tanto la ovulación, fundamental para quedar en cinta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 2
Loading ... Loading ...