Identificada una molécula clave que puede activar a los espermatozoides para guiarlos hacia el óvulo

Se ha logrado identificar una molécula presente en los espermatozoides que se puede utilizar tanto para desarrollar nuevos anticonceptivos, como para tratamientos de fertilidad masculina. Esta molécula es la que activa la motilidad del espermatozoide para que inicie su camino hacia el óvulo, dependiendo de las condiciones ambientales externas.

CatSper

Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) ha identificado una molécula clave que puede activar a los espermatozoides para guiarlos hacia el óvulo, los expertos consideran que esta molécula cuya función es determinante en la motilidad del esperma, podría ser útil para desarrollar nuevos anticonceptivos o tratamientos de fertilidad.

Los investigadores explican que los espermatozoides tienen un canal iónico proteico que está implicado en la motilidad del espermatozoide, este canal denominado CatSper es utilizado para detectar las condiciones del entorno, los niveles de acidez del sistema reproductivo femenino, así como otros valores. Los datos recabados sirven para determinar si las condiciones son favorables para iniciar la frenética carrera hacia el óvulo. Hay que decir que, hasta la fecha, se desconocía con exactitud cómo los espermatozoides iniciaban su marcha.

Lo que han hecho los expertos es identificar las moléculas que están interactuando con el canal CatSper, tras analizar las proteínas presentes en el esperma, los investigadores centraron su atención en la proteína conocida como EFCAB9, encontraron que parecía actuar como un sensor responsable de abrir el canal en el momento en el que es necesario iniciar el viaje hacia el ovulo. La molécula es considerada como un sensor que juega un papel esencial en la fertilización, explicando como los espermatozoides responden a las señales fisiológicas del medio en el que se encuentran.

Para poder probar el papel que tiene la proteína o molécula, los expertos realizaron un ensayo con roedores de laboratorio, se manipuló a un grupo de ratones macho para que no tuvieran el gen que codifica la proteína EFCAB9. Se descubrió que estos ratones eran menos activos sexualmente y tenían mucha menos descendencia tras la concepción, que los ratones a los que no se les silenció el mencionado gen.

El mecanismo descubierto es interesante porque se podría utilizar la proteína en dos tipos de tratamientos que son opuestos, la anticoncepción o la fertilidad, se podrían desarrollar nuevos anticonceptivos sin necesidad de utilizar hormonas, o se podría ayudar a concebir a los hombres con problemas de fertilidad y concretamente los que tienen mutaciones en los genes CatSper.

De momento, los expertos no explican mucho más en el artículo de la página de la mencionada universidad, pero parece que se sigue investigando el tema y quizá no tardemos mucho en conocer nuevas noticias. Los investigadores han editado el vídeo que podéis ver a continuación, en el que se explica todo el proceso, cómo funcionan los canales y la proteína que activa la monitorización de las condiciones y el inicio del camino hacia el óvulo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...