El scratching endometrial para la implantación del embrión no mejora la tasa de embarazo

Según los resultados de un estudio desarrollado en el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, el scratching endometrial o raspado de la pared interior del útero para la implantación del embrión, no mejora la tasa de embarazo, siendo una pérdida de tiempo y dinero, además de que las mujeres deben pasar un mal rato por esta técnica.

Raspado interior del útero

Según un estudio publicado en la revista científica New England Journal of Medicine, el scratching endometrial, técnica en la que se realiza un pequeño raspado del revestimiento interno del útero para facilitar la implantación del embrión mediante las técnicas de reproducción asistida, no mejora la tasa de embarazo. Según los investigadores, se trata de una pérdida de tiempo y dinero, siendo necesario que las clínicas de fertilidad dejen de utilizar esta técnica.

Con el scratching endometrial se recogen muestras de tejido uterino que provocan un pequeño rasguño un mes antes de transferir el óvulo fertilizado. En principio se creía que este rasguño provocaba una pequeña inflamación que facilitaba la inserción del embrión. La razón es que la lesión permite liberar factores de crecimiento hormonales y químicos, lo que favorece que el endometrio sea más receptivo. También se apuntaba que la técnica activa los genes responsables de la implantación, mientras que con una transferencia sin raspado, en muchas ocasiones no se activan.

Los expertos realizaron un ensayo aleatorio controlado de la técnica en el que participaron 1.364 mujeres divididas en dos grupos, a uno se le practicó el scratching endometrial y el otro actuó como grupo de control. Los resultados mostraron que ambos grupos de mujeres tenían las mismas probabilidades de quedarse embarazadas y dar a luz un bebé. Los resultados en la tasa de éxito de ambos grupos fueron prácticamente idénticos, 180 nacimientos vivos en las 690 mujeres a las que se les practicó el raspado, y 176 nacimientos vivos en las 674 mujeres a las que no se les practicó esta técnica.

Estudios anteriores han respaldado el scratching endometrial, de ahí que la mayoría de clínicas de fertilidad la utilicen, con el sobrecoste en el tratamiento que ello conlleva. Para los expertos, los resultados de la investigación demuestran la inutilidad del raspado de la pared interior del útero, evitarla conllevaría perder menos tiempo, pagar menos dinero y ahorrar a las mujeres un mal trago, ya que produce un dolor intenso, hasta el punto de que en algunos casos se producen desmayos.

El raspado es una técnica que se emplea desde el año 2005, tras constatar que las mujeres que no habían logrado la concepción mediante FIV, tenían más probabilidades de quedarse embarazadas después de que los médicos realizaran una biopsia de los tejidos para averiguar porque no se producía la implantación del óvulo. El nuevo estudio muestra que no existen diferencias en la tasa de efectividad, pero, de todos modos, será necesario que se realicen nuevos estudios para corroborar los resultados.

Si los datos se volvieran a confirmar, sería coherente que las clínicas de fertilidad dejaran de utilizar esta técnica. La investigación es interesante, podéis conocer todos sus detalles a través de este artículo publicado en New England Journal of Medicine.

Foto | lina Smith

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...