Ecuación matemática para mejorar la fertilidad

Se ha desarrollado una ecuación matemática que tiene en cuenta diferentes variables de los espermatozoides, como el tamaño, la movilidad o la velocidad a la que oscilan, para poder determinar cuáles son los mejores ejemplares para lograr la concepción. Los expertos que han desarrollado la ecuación consideran que es una herramienta que será de gran ayuda para mejorar la tasa de fertilidad.

Calidad del esperma

Un grupo de investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) ha creado una ecuación matemática para mejorar la fertilidad, operación que consideran que puede determinar la eficiencia de un espermatozoide en su trayectoria hacia el óvulo y posterior fecundación. Los expertos esperan que las matemáticas sean de ayuda para crear aplicaciones que sean capaces de evaluar la fertilidad del hombre con más precisión, sobre todo sabiendo que una de cada seis parejas tiene problemas para concebir y que el esperma defectuoso es, en la mayoría de casos, el factor responsable.

La ecuación que podéis ver en la fotografía es, en teoría, una herramienta para definir al espermatozoide perfecto, por lo que se trata de una herramienta clave en la evaluación de la fertilidad de quienes quieren concebir un bebé. Esta operación matemática tiene en cuenta todo tipo de factores relacionados con el espermatozoide, el tamaño de la cola, la velocidad a la que se mueve y oscila, etc. Con ella se pueden seleccionar los espermatozoides más eficientes para aumentar la tasa de probabilidades de lograr la concepción.

Decíamos que se podrán crear aplicaciones para los teléfonos inteligentes que, mediante el análisis de las imágenes aumentadas de las muestras de esperma, puedan determinar en cuestión de segundos cuál es la tasa de fertilidad del hombre. No hemos leído nada sobre otras variables que esta ecuación debería haber tenido en cuenta, desde hace varios años se sabe que los espermatozoides sanos pueden contener ADN defectuoso y en consecuencia, se reduce la tasa de concepción.

Los espermatozoides pueden mostrar una buena presencia, tener un tamaño correcto, ser vigorosos, etc., por lo que posiblemente la ecuación los consideraría aptos para la fecundación, pero al final, e irremediablemente, es necesario analizar el ADN para comprobar si está deteriorado o desfragmentado. Quizá la ecuación se pueda considerar una herramienta para conocer rápidamente las características del esperma, resultados que permitirían a los expertos abordar un segundo paso, realizar un análisis genético de la muestra elegida para determinar que el ADN esté en perfecto estado.

Merece la pena recordar otras herramientas interesantes como la que desarrollaron expertos del Instituto Valenciano de Infertilidad, se trataba de unas esferas magnéticas capaces de atraer espermatozoides defectuosos o apoptótiocos, espermatozoides que aparentemente parecen estar sanos pero que no lo están. Como herramienta para realizar una rápida evaluación del estado de los espermatozoides puede ser interesante, pero no se puede hablar de resultados clave para lograr la concepción tal y como comentan aquí.

Son muchas las variables implicadas en la fertilidad, poco a poco se han ido desarrollando diferentes herramientas que trabajan en conjunto para proporcionar resultados que casi garantizan el 100% de la calidad del esperma y los óvulos a fin de poder lograr la concepción. Los problemas actuales de fertilidad se solucionarán a corto o medio plazo, recordemos que en las investigaciones que se realizan en este campo se dan pasos de gigante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...