Un niño español convierte su Primera Comunión en una colecta solidaria para la India

Rubén, un chico valenciano de 9 años de edad, solicitó como obsequio de Comunión donativos para una ONG que realiza labores sociales en la India. Esta es su historia.

Chico de 9 años dona sus regalos de Comunión a una ONG en la India

Un acto de bondad enaltece el alma, pero cuando es liderado por un niño, es capaz de derretir el corazón más frío. En una pequeña localidad ubicada al noreste de Valencia, un chico llamado Rubén se ha ganado la admiración de muchos al donar los regalos de su Primera Comunión. 

Rubén, de 9 años de edad, vive junto con su madre, Amparo García, en La Pobla de Vallbona, donde tienen una clínica veterinaria. Alentado por ella, decidió solicitar como obsequio de Comunión, donativos para un centro de acogida localizado en la India. Se trata de un proyecto liderado por Manos Unidas, en el cual ambos participan.

El niño entregó 7.000 euros a la ONG

El inocente requerimiento que Rubén plasmó en una carta dirigida a familiares, amigos e invitados, tuvo una estupenda recepción. Pudo otorgar a la ONG 7.000 euros, monto que será destinado al mejoramiento de las instalaciones de una casa que alberga a 60 niñas de entre 4 y 18 años. La misma se halla en Guwahati, una ciudad del estado de Assam, en la India.

Fue el mismo Rubén quien redactó las invitaciones. En ellas explicaba que “tenía todo lo necesario, gracias a Dios”, y que sólo deseaba darle un mejor uso a los presentes que recibiría. Aseguró que el donativo anónimo haría muy felices a quienes realmente lo necesitaban.

Mamá orgullosa

Amparo García, madre de Rubén, se define como una mujer “anticonsumista”, pues considera que los juguetes tienden a perder valor rápidamente para los niños. Afirmó que la intención de animar a Rubén para realizar esta obra de caridad, fue una forma de enseñarle que la Comunión es un momento de “encuentro con Jesús” y no una ocasión para llenarse los bolsillos.

Aunque actualmente su estatus económico es “bueno”, García describe como “humildes” sus orígenes. “Aunque no llegamos a pedir en la calle, la situación era precaria”. Siendo aún una niña, comía poca carne, papas y huevos que criaban en su hogar. Ya más crecida, ayudaba a recoger frutas y cebollas de la cosecha. Sin duda, su desagrado a malgastar viene de esa época.

Como católica, espera inculcarle al niño el valor de la compasión hacia otros. En el mensaje enviado a los invitados, se incluía un tríptico con información sobre las actividades que fomenta Manos Unidas en La India. El centro protege a niñas en situación de calle, en muchos casos, víctimas de abuso y explotación. Hoy en día es dirigido por hermanas salesianas.

Uno de los obsequios que sí recibió el infante, fue el tradicional reloj que su madrina insistió en darle, y también un bolso. La progenitora dijo tajantemente, que a nadie se le habría ocurrido regalarle un videojuego, pues saben que en su casa no son bienvenidas las “maquinitas”.

Una vez recolectado el dinero, ambos se dirigieron a la delegación de la ONG, que se encuentra en la iglesia católica, para hacer la entrega. Cada invitado recibió, vía Whatsapp, un agradecimiento por su generosidad. Un poco tímido ante la prensa, Rubén admitió sentirse muy contento. Como complemento de esta acción, él y su mamá otorgaron recuerdos fabricados por personas con alguna especie de discapacidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...