Slow: así puedes disfrutar de tu familia de manera más intensa

Hacer una pausa en tu agitada agenda cotidiana es la premisa del movimiento “Vida lenta”, el cual te invita a disfrutar la vida un minuto a la vez. Aplica estos tips y saca lo mejor de esta tendencia.

Cómo aplicar el movimiento slow

La cotidianidad del siglo XXI es una maratón lleno de tareas, que nos mantienen ocupados y cada vez con menos tiempo libre. Especialmente en las ciudades, el trabajo excesivo y los horarios demandantes, nos alejan de quienes amamos, haciendo que nos perdamos hermosos momentos. Práctica el Slow para que puedas disfrutar de tu familia de manera más intensa.

El Slow Life (vida lenta) es una tendencia que nos invita a desacelerar nuestro ritmo de vida, para gozarla a plenitud. La intención es convertir en algo prioritario nuestro presente, que a veces queda relegado por el cumplimiento de los deberes para con el futuro. Las prisas nunca son buenas, menos cuando se trata de reforzar lazos familiares.

Introducirse en este estilo de vida no solo se refiere a tomar las riendas de nuestro tiempo y “calmar” su paso. También implica incluir una alimentación más sana y natural, que cubra los requerimientos nutricionales de tu organismo. Asimismo, el deporte es parte importante.

Actitud Slow para disfrutar mucho más

No es sencillo tomar la decisión de iniciar una vida más pausada, reduciendo las actividades con las que inundamos nuestras semanas, pero adoptar algunos ejercicios te permitirá convivir con tus seres queridos de manera más consciente y tranquila:

  • Práctica 1. A una hora determinada, interrumpe la conexión wifi de tu hogar. Durante ese periodo, la tecnología no será una herramienta para comunicarse. Aprovecha para promover en tu familia un rato de lectura o una actividad que les permita mantener una placentera conversación sobre el día a día.
  • Práctica 2. Elige un momento de la tarde para separarte del teléfono móvil, al menos dos horas. Tan sólo colócalo en un sitio y disfruta de quienes te acompañan.
  • Práctica 3. Come con detenimiento, degusta tu platillo saborea en silencio. Con 15 minutos bastará si no tienes tiempo de hacerlo durante toda la comida.
  • Práctica 4. Estírate justo al despertar y toma cinco minutos para hacer algunas respiraciones lentas. Sentirás que tu energía vital fluye mejor y tu cuerpo lo refleja.
  • Práctica 5. Ve a la playa o a un sitio que te conecte con la naturaleza y da un largo paseo. Aléjate de todo, apaga el móvil y hazte consciente de tu entorno: el clima, los aromas o, incluso, la sensación de la arena en tus pies. Eso te hará sentir especialmente en paz.
  • Ejercicio 6. No ocultes tus emociones. Al contrario, sé asertivo al transmitirlas. No te impongas, negocia y no esperes sentir que estás al borde de un colapso para expresarte.
  • Ejercicio 7. Cada vez que culmine el día, agradece. Ya sea lo bueno que te haya sucedido o lo afortunado que eres por tener los afectos de quienes te rodean.

También para los niños

Un pequeño no puede adaptarse al ritmo de vida de un adulto y, en ocasiones, cuesta que los padres lo entiendan. Están constantemente sometidos a la presión de la productividad, con una carga sustancial de actividades escolares y extracurriculares que pueden terminar por agobiarlos y estresarlos. Invítalos a disfrutar el tiempo contigo:

  • Apaga el teléfono. Cuando estés junto a tus hijos este aparato no debe ser una distracción. Practica la escucha activa.
  • Fomenta su curiosidad. Ayúdalos a concentrar su creatividad, sin la ayuda de la pantalla de un dispositivo. Pinta junto a ellos, coméntales sobre temas que desconocen, permíteles vivir experiencias.
  • Despierta su interés por el deporte. especialmente aquellos relacionados con los equipos. Esto te permitirá reforzar que lo más importante es pasarla bien, no competir.
  • Disfruten de la naturaleza. Un largo paseo en la playa o el parque a tu lado será el mejor antídoto para el estrés de un largo día de escuela.
  • Respeta su edad u etapa de crecimiento. Son niños, no pretendas exigirles que se comporten como adultos antes de tiempo.

Beneficios de una vida Slow Life

Apreciar los aspectos positivos de tu vida no es tan sencillo como parece, pero este movimiento puede ayudarte a descubrir una forma de hacerlo. La tendencia Slow Life ofrece amplios beneficios que te impulsan a mantener la paz mental y vincularte emocionalmente con tu entorno. Presta atención:

Tendrás mayor control de tu tiempo, sin vivir a merced del reloj. Bajarás la velocidad de tus labores, disminuyendo el estrés que traen los apuros y los estímulos constantes de la cotidianidad. Apostarás por actividades que te permitan desarrollar tus propios valores y los de quienes amas. Equilibrarás tu vida, reduciendo la dependencia a la tecnología. Vivirás más atado al presente, sin la ansiedad propia del futuro. Te regocijarás de los pequeños momentos, conversaciones y situaciones, obteniendo aprendizajes.

Si bien es cierto que practicar este estilo de vida influirá en la construcción de lazos más fuertes con tu familia, mientras enriquece tu ser con experiencias más intensas, no debes imponerlo. Prioriza las dinámicas que desarrollarás con tus hijos e introdúcelas en la vida colectiva de a poco. De lo contrario podrías estar forzando algo que nadie desea hacer.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...